El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) declaró desierto el proceso de contratación de una capacitación para 15.000 trabajadores de más de 600 empresas que reportan “alta siniestralidad laboral” a un costo referencial de $ 465.942 y seis meses de plazo.

Este proceso se publicó el 5 de diciembre, pasó a la etapa de calificación de participantes el 8 de diciembre y se tenía previsto adjudicar el 15 de diciembre al proveedor invitado, la Empresa Pública de la Universidad Técnica de Ambato, la única que presentó una oferta económica ante el Sercop y una de los tres centros autorizados para dar estos talleres.

Le dispararon mientras custodiaba barco de empresa industrial, sector que encabeza siniestros laborales en el IESS

No obstante, el 18 de diciembre se resolvió declarar desierta y archivar esta compra por “haber sido inhabilitadas todas las ofertas o la única presentada”. “Una vez revisados los términos de referencia o especificaciones técnicas (...), se corrobora que el oferente no cuenta con el aval ni la calificación en los cursos requeridos”, detalla el IESS en la resolución.

Publicidad

La empresa pública no cumplió con especificaciones técnicas y otros parámetros. “No cuenta con la aprobación del MDT y el aval del CISHT en el curso de ‘ambientes seguros y saludables en el trabajo’ y no cuenta con el aval del CISHT y la certificación del MDT en programas formativos en factores de riesgos y los temas relacionados de actualización de la normativa de seguridad y salud ocupacional, identificación de ambientes seguro, riesgos mecánicos, riesgos físicos, riesgos químicos, riesgos ergonómicos, riesgos biológicos, psicosocial y construcción”, según se señala en el acta de calificación de participantes.

Después de 8 años, Yinna recibió la llamada del IESS que tanto esperó: ‘Les dije: ¿por qué dejaron pasar tantos años?’

En la resolución, el IESS también recomienda hacer una revisión y actualización del informe de necesidad y términos de referencias para “determinar el alcance de la necesidad institucional, en materia de prevención de riesgos laborales a través de la capacitación dirigida a empresas con mayor siniestralidad laboral para fomentar una cultura preventiva en riesgos laborales a fin de generar un ambiente seguro y saludable en las empresas y, por tanto, contribuye a la reducción en el índice de accidentes de trabajo”.

Los siniestros laborales y enfermedades profesionales (afecciones crónicas causadas por su ocupación) han presentado una tendencia creciente en el primer semestre de este año 2023. De enero a junio se registraron 10.229 reportes y, de seguir esa alza hasta diciembre, se superarían los siniestros declarados en el 2022 (18.755). En total, el IESS ha contabilizado 113.633 reportes en los últimos cinco años, desde 2018 hasta junio pasado.

Publicidad

La mayoría de los reportes (el 67 %) se concentra en dos provincias: Guayas y Pichincha. (I)