Con apoyo de un can adiestrado, personal policial logró decomisar más de una tonelada de droga que estaba escondida en un contenedor que se pretendía enviar al exterior a través de uno de los puertos de Guayaquil.

Los bloques de cocaína estaban distribuidos en veinte sacos de yute camuflados en un cargamento de banano.

El destino final del contenedor era Chile, indicó la Policía. Se presume que la carga ilícita está cotizada en 34 millones de dólares aproximadamente en mercados internacionales.

Hasta inicios de este mes, Ecuador ya sumaba 122 toneladas de drogas decomisadas, cifra que supera las 120 t incautadas en todo el año pasado.

A ello se suman operativos policiales recientes que derivaron en el decomiso de más kilogramos de alcaloide. Por ejemplo, el 20 de septiembre pasado, en la isla Santa Ana, ubicada en el golfo de Guayaquil, efectivos de la Policía aprehendieron 380 bloques de cocaína.