Elisa Gómez Haro y su esposo quieren saber qué ocurrió en los últimos minutos de vida de su hijo Jonathan Xavier Zambrano Gómez, quien desde hace casi cuatro año estudiaba Nanotecnología en el Instituto Politécnico de Kiev Igor Sikorski, una universidad ucraniana en la que también estudiaba su primo político, con quien compartía un departamento en el piso 17 de un edificio.

Jonathan, de 22 años, cayó por la ventana del departamento el 12 de marzo mientras supuestamente limpiaba los cristales, pero esa versión no convenció a sus padres y viajaron semanas atrás al país para investigar qué ocurrió.

Tras un mes en Kiev, la madre del universitario cuenta que en Ucrania se encontró con un cónsul honorario que le recomendó que no pida que reabran el caso porque eso sería “poner en duda el trabajo de la Policía y de la Fiscalía” de ese país, y que al revisar el expediente descubrió una carpeta mutilada en la que faltaban hojas, fotografías y no había un informe del perito, pues un policía le habría dicho que este no se hizo porque le cuesta dinero al Estado y que si ella quería que se hiciera un peritaje debía pagarlo.

“Para mí hubo una pelea porque una tercera persona vivió como seis meses compartiendo el departamento. Además, el hijastro de mi hermano llevaba amigos al departamento y tomaban mucho”, menciona la mujer, quien agrega que cuando a ella y a su esposo les entregaron el celular y la computadora de Jonathan descubrieron que habían borrado información.

Publicidad

“Mi otro hijo alcanzó a recuperar las cuentas de su hermano, pero sale como si hubiera tenido actividad solo hasta agosto del 2020. Han borrado todo de la nube y la computadora también estaba formateada″, relata la mujer.

Los padres explica que en marzo era invierno, nevaba esa noche y creen que es imposible que su hijo abriera las ventanas por el intenso frío.

El padre de Jonathan junto a la ventana de la que cayó su hijo en marzo pasado. Ocurrió en Kiev, capital de Ucrania. Foto: cortesía

“La Policía asume que estaba lavando las ventanas cuando cayó porque el primo dijo que Jonathan lo llamó para avisarle que lo haría, pero en el informe dice que esa llamada se hizo a las 22:00, casi dos horas después de que se notificara a los paramédicos de la caída. Algo no coincide. La Policía ni siquiera ha revisado las cámaras del edificio”, denuncia la madre de Jonathan, quien cuenta que junto a su esposo se habían endeudado para costear los estudios de su hijo.

La familia Zambrano Gómez vive en Atuntaqui, en Imbabura, y desde esa localidad los padres se contactan con Cancillería para solicitar que hagan un seguimiento a la nueva investigación que se hace en Ucrania. También enviaron una solicitud a la Embajada de Viena para pedir ayuda legal.

Elisa este lunes planea acudir a la Fiscalía General del Estado para asentar un denuncia por las raras circunstancias de la muerte de su hijo, tras eso espera que mediante una asistencia penal Ecuador solicite un informe a la Fiscalía de Ucrania. En Ecuador se podría conformar una junta de peritos para analizar el caso.

A los padres de Jonathan les preocupa que el caso de su hijo nunca sea aclarado y que se esté ocultando lo que realmente ocurrió .

“El primo nos mandó al día siguiente de la caída una foto de la ventana donde aparecen algunos artículos de limpieza, pero esa foto (con los objetos) no consta en el expediente”, sostienen los padres que quieren contratar a un abogado en Ucrania para que esté pendiente del caso, pues sienten recelo por el nivel de corrupción de ese país, situado al este de Europa.

Además, cuentan que ellos accedieron a cremar el cuerpo, pues el familiar que vive en Ucrania les aseguró que el cadáver estaba destrozado. (I)