Ambato

La peligrosidad de las personas privadas de libertad (PPL) en el Centro de Rehabilitación Social Ambato (CRSA) es de mínima a baja, según su director, Sebastián Rosero. Por ello, dijo, en el lugar no se han generado mayores inconvenientes o incidentes en comparación con los registrados en otros reclusorios del país.

Tras la última matanza en la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil, Rosero indicó que mantuvieron diálogos con los reos de la cárcel de Ambato, quienes acordaron no realizar actos violentos.

El funcionario mencionó que a ellos se les expuso el desarrollo de talleres en los ámbitos educativos y de oficios, con el objetivo de darles espacio para que se rehabiliten y se puedan reinsertar a la sociedad.

Publicidad

Rosero contó que luego de la matanza que se registró en la Penitenciaría del Litoral en septiembre pasado y que causó 118 fallecidos, hasta el reclusorio ambateño fueron trasladados al menos diez reos pertenecientes a la banda Los Lobos.

Ellos se encuentran bajo monitoreo constante por parte de los efectivos policiales y de las Fuerzas Armadas.

Estado de excepción en cárceles de Ecuador se renueva por 30 días más

El funcionario dijo que el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) hace traslados de reos frecuentemente, pero que eso no será motivo para futuros amotinamientos.

Aclaró que en el Centro de Rehabilitación Social de Ambato no se recibe a personas privadas de libertad de alta peligrosidad.

Vacunas

El director del centro penitenciario ambateño comentó que al menos 30 reos aún no han sido vacunados contra el COVID-19 por haber presentado gripe o alguna situación adversa en la fecha en que debían recibir la dosis. En dicha cárcel están recluidas 800 personas.

Rosero indicó que se ha coordinado con el Ministerio de Salud Pública (MSP) para que puedan ser inoculados los reos faltantes. (I)