En solo 24 horas, en Guayaquil, dos bandas fueron desarticuladas por cometer secuestros exprés en los últimos días. Este es uno de los delitos que, según la Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase), cada semana suma más denuncias.

Este año ya se contabilizan 107 casos de secuestro con fines extorsivos (piden rescate) y 88 de secuestros exprés. El año pasado (de enero a diciembre) hubo 128 y 85, de cada uno de estos delitos, lo cual demuestra que las cifras del primer semestre del 2022 hasta superan lo cotejado en todo el periodo anual anterior.

El capitán Juan Ávila, jefe zonal 8 de la Unase, recomendó que las personas que tomen un taxi deben hacerlo verificando las medidas de seguridad como stickers identificativos, placas, sentarse en el asiento delantero para huir en caso de alguna novedad, ya que en los asientos posteriores pueden cerrarse las puertas con seguro de niños o bloquear ventanas, indicar la trayectoria al conductor y pedirle trasladarse por vías de alto movimiento público y buena iluminación.

Publicidad

Esta semana se detuvo una banda dedicada a realizar secuestros express a mujeres que tomaban taxis de aplicaciones móviles.

En el caso de aplicativos móviles la sugerencia de los agentes es verificar la información del conductor y compartir la ubicación en tiempo real con sus familiares, además llamar por teléfono sobre la subida al vehículo e inclusive compartir fotografías y otros datos del automotor, incluyendo del chofer.

Los casos de secuestros exprés regularmente se presentan en su mayoría en quincenas y fines de mes en los alrededores de centros comerciales, reveló el agente.

“Siempre esperan la noche para el siguiente día porque pueden hacer dos veces la transacción”, comentó.

Publicidad

El martes 12 de julio, luego de cinco meses de investigaciones, la Policía detuvo a una banda dedicada al secuestro exprés.

La banda supuestamente usaba dos plataformas virtuales con el registro de información falsa como choferes y en el trayecto de sus viajes se subían otros ciudadanos para realizar el secuestro exprés a los pasajeros, principalmente mujeres.

Publicidad

“Hemos tenido casos en esta organización que muchas veces cogían a hombres y no les hacían nada, nosotros luego les abordamos y los hombres regularmente decían que les tomaron foto (al chofer) y que no les habían hecho nada”, indicó Ávila.

Los antisociales robaron las pertenencias, teléfonos celulares y realizaban transferencias bancarias desde las cuentas de las víctimas. Además, ellos se dedicaban al robo de autos y extorsión para luego devolver estos automotores.

Esta banda estaba integrada por cinco personas, incluyendo tres privados de la libertad, quienes se encargaban supuestamente de las labores de coordinación y logística de la organización.

“Muchas veces cuando robaban (autos) solicitaban dinero a través de personas privadas de la libertad”, refirió Ávila.

Publicidad

Muchos taxistas informales también han sido víctimas de este delito. Este año se han dado al menos unos 20 casos en Socio Vivienda 2 y en la isla Trinitaria, donde hace diez días un taxista fue rescatado cuando logró escapar de una casa donde lo tenían retenido.

Un adulto mayor que labora como taxista informal fue secuestrado el 17 de mayo. Lo hallaron maniatado en un casa de Socio Vivienda 2. Lo habían torturado tras robarle el carro. Foto: Cortesía Policía

En el mismo sector el lunes se rescató a otro conductor secuestrado y el mismo día se halló el cuerpo sin vida de un hombre envuelto en una sábana en la isla Trinitaria. La Policía informó que presumían que pertenece a un taxista que se opuso al robo de su carro.

Secuestros extorsivos son cada vez más comunes

En el caso de secuestros extorsivos (cuando piden un rescate), el agente indicó que regularmente aprovechan alguna situación vulnerable, como el traslado de domicilio hacia el lugar de trabajo, para captar a la víctima, que normalmente es una persona con su propio negocio.

Para evitar estos casos, Ávila recomendó mantener un perfil bajo en redes sociales, no alardear sobre lo que se tiene, ya que los antisociales analizan previamente a las víctimas.

Además, sugirió activar GPS en vehículos y teléfonos celulares, siempre asistir a lugares públicos que tengan buena iluminación, informar a familiares sobre su destino, también pedir al 911 en caso de observar alguna persona o vehículo sospechoso.

“Regularmente (esta clase de delitos) sale del campo laboral y familiar por la información que se maneja”, comentó.

Un empresario y su chofer fueron secuestrados hace un mes en el sector de La Aurora, en la vía Salitre. La Unase los rescató 14 horas después en el cantón Durán. Toda la banda fue detenida. Foto: Tomada de redes sociales

Para la víctima de un secuestro extorsivo también enumeró recomendaciones como mantener la calma, tratar de recordar la información de los detalles del secuestro, no confrontar con las personas, además de denunciarlo para la activación de los agentes de la Unase.

A nivel de la zona, unos 50 agentes se activan en distintas ramas como el plano operativo, inteligencia e incluso del plano de soporte familiar en caso de reportarse un caso de esta clase.

En las recientes horas, en el ingreso a Socio Vivienda 1, en la avenida Christian Benítez, la Policía realizó una persecución a un grupo de antisociales que secuestraron a un conductor en la Nueva Prosperina aparentemente para usar su vehículo en el cometimiento de otros delitos y pedir algún monto económico para la liberación del afectado.

Por la intervención policial, un joven de 19 años fue detenido y el afectado pudo ser rescatado. (I)