En el primer partido de la semifinal de Copa Libertadores, jugado el 22 de septiembre en el estadio Maracaná (Río de Janeiro, Brasil), Barcelona perdió 2 a o contra Flamengo, pero se pudo ver que Flamengo es un equipo vulnerable; que se le puede dar la vuelta al marcador.

Barcelona con diez hombres pudo haber hecho un gol o haber empatado el partido con un hombre menos, como pudo haber sido goleado por el desgaste de los jugadores; pero esto ya es historia. Lo importante es que jugó bien, jugó como lo que es, un equipo grande, y el técnico de Flamengo lo sabe; que no la tiene fácil con el Barcelona de Ecuador apodado en términos futbolístico mata brasilero. Los barcelonistas, la hinchada más grande no solo del Ecuador sino del mundo (con 50 % más 1 de un país, hablando en términos cualitativos), el cuerpo técnico, los jugadores y los dirigentes, tenemos fe de que vamos a pasar a la final.

Flamengo no está seguro de lo que pueda pasar, es verdad que ganó, pero ellos saben que Barcelona demostró que está para grandes cosas, que sus jugadores están unidos para conseguir el objetivo.

El próximo miércoles 29 de septiembre en el estadio Monumental de Guayaquil, se jugará la segunda semifinal y estamos convencidos de que llegaremos a esta con garra, casta, fe y esperanza.

¡Vamos, Barcelona, que sí se puede! (O)

Carlos Julio Govea, ingeniero comercial, Guayaquil