Trabajadores de Interagua están instalando, pero solo en unos tramos de un cuadrante, unas cuantas tuberías nuevas para aguas servidas, en la ciudadela del Periodista; después de las denuncias publicadas por el Diario EL UNIVERSO en su sección Cartas al Director, donde hace cuatro meses rogué a las autoridades del Gobierno y seccionales que solucionen el rebosamiento de las alcantarillas con aguas negras y olores insoportables para la salud.

En dicho mes de julio, cuadrillas de esa institución leyeron la publicación de El Mayor Diario Nacional y vinieron a la ciudadela para limpiar las alcantarillas durante varias semanas, pero dijeron que el trabajo era eventual ya que la red estaba vieja, colapsada y se necesitaba un cambio de tubería. Después, las alcantarillas volvieron a taparse con piedras y tierra. Yo volví a pagar a un señor destapador ambulante de alcantarillas, que siempre pasa por la ciudadela y se gana la vida limpiando las cajas de aguas residuales con varas muy largas de caña.

La ciudadela del Periodista es antigua, mi esposo desde hace 50 años paga impuestos por servicio de alcantarillado, el cual no funciona, pues la red ya está deteriorada y necesita cambio no solo parcial como están haciendo ahora, sino total, es decir completo, como han afirmado trabajadores y técnicos que las viejas tuberías están pulverizadas.

Prueba es que cuando las limpiaron salía no solo lodo de residuos fecales, tierra, sino sedimentos de pedazos de tuberías hechos piedras.

Publicidad

En mi zona de las manzanas B 7 y B 8, por ejemplo, nos dijeron que no nos pondrán tuberías nuevas, pues el plan no contempla reponer con nuevo material (tubos), sino solo en unos tramos de las cuadras principales que rodean la ciudadela. Nuestra preocupación es que no cambien toda la red de alcantarillado.

Gentilmente nos han explicado ciertos empleados que no tienen órdenes de incluir este sector (manzanas B 7 y B 8) en los trabajos.

Ya vendrá el invierno y con las lluvias podría colapsarse el alcantarillado y afectarse las tuberías nuevas, por todas las piedras que estarán acumuladas en los viejos tramos que al parecer no van a cambiar con nuevo material.

Lamentablemente, como es un problema que la ciudadela del Periodista lo tiene desde hace muchos años y se ha agravado sin solución efectiva de ninguna autoridad, y como en las casas viven jubilados y sus hijos y nietos, nuevas generaciones migraron a urbanizaciones cerradas; casi nadie se une a la lucha por conservar su sector, solo hay quejas internas.

Ojalá esta vez haya alguna autoridad que nos ayude. (O)

Cecilia Alvear Merizalde de Rendón, Guayaquil