No puede ser posible que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) hasta el día de hoy no pague los subsidios por enfermedad a todos sus asegurados que se contagiaron de COVID-19; pandemia que tiene alarmada a toda la humanidad.

Hay trabajadores que se contagiaron del virus en diciembre del año pasado; recuperados solicitaron el subsidio mencionado y aún no reciben remuneración alguna por este concepto.

Pero hay casos más preocupantes, como de las personas que quedaron viudas, no reciben el montepío que entrega el IESS a cónyuges de los asegurados que fallecieron; dichas muertes fueron hace más de ocho meses. La tramitología en la entidad de seguridad social es engorrosa, piden un sinnúmero de documentos, muchos son diagnósticos médicos, recetas; envían visitadores sociales a conversar con los familiares de los difuntos, cuando el mismo IESS conoce que las personas fallecieron en sus hospitales en donde entregan a los familiares el acta de defunción, y este documento es legal, es contundente para hacer los pagos respectivos. (O)

Gustavo Alberto Vaca, ontador, Guayaquil