Tradiciones, costumbres y diversas manifestaciones de fe se expusieron, desde el 17 de julio pasado hasta ayer, por las fiestas del Señor de la Buena Esperanza, en el cantón Chone.

Esta celebración, que congregó también a católicos de otros cantones del país, culminó con la tradicional procesión, que se realizó ayer a las 18:00.

La imagen del Señor de la Buena Esperanza lideró la romería, una costumbre local en la que se pone de manifiesto la esperanza, el amor y las creencias religiosas y populares.

Vicente Saetero, párroco de la iglesia San Cayetano, contó que la imagen del Señor de la Buena Esperanza es venerada desde 1880 en la iglesia de San Agustín, en Quito, y en Chone se hizo lo mismo a partir de 1960, cuando una delegación de padres agustinos trajeron la imagen de este santo, que se ganó la fe y la devoción de los choneros.

La tradición la inició el sacerdote Federico Ibáñez, que ya falleció, quien anualmente hacía una caminata por las calles de la ciudad en honor al santo.

“Muchos devotos visten el hábito o traje concho de vino igual al que lleva el Señor Jesús de la Buena Esperanza. Unos lo hacen en agradecimiento por algún milagro recibido o por una petición especial. Lo importante es la fe”, dijo Saetero.

Para este año, el público pudo apreciar también una muestra de 500 prendas religiosas de antaño, que ya no se veían porque en tiempos de inundaciones muchas se extraviaron o se destruyeron por el agua y lodo que recibieron, acotó Saetero.

En las romerías, fieles engalanan sus balcones y lanzan pétalos de flores al paso de la imagen por sus calles.(I)