Olvidada, cubierta de polvo y extraviada en los recovecos de la historia permaneció, por más de un cuarto de siglo, una tradicional confrontación del viejo balompié de Guayaquil: Emelec vs. 9 de Octubre. La misma cancha en la que hace 70 años ambos clubes elevaron este duelo a la categoría de histórico, en la que se enfrentaron por última ocasión en 1995, los recibirá este domingo por la quinta jornada de la LigaPro: la del estadio George Capwell. Las batallas recurrentes dejaron de serlo por la prolongada ausencia de los octubrinos del máximo circuito, pero se reeditará un partido que marcó hitos en el fútbol de la provincia y de Ecuador.

Para la “inauguración del campeonato oficial de 1951”, como rezaba el aviso de la naciente Asociación de Fútbol del Guayas, publicado en este Diario, esa entidad -cuya fundación terminó con la era amateur- programó una doble cartelera que tuvo a Emelec y 9 de Octubre como abridores.

A las 19:30 del 4 de agosto de aquel año 22 jugadores saltaron al gramado del Capwell para protagonizar el primer compromiso de un certamen profesional de balompié organizado en el país. Así alineó Emelec: Torres; Collar, Pérez Luz; Riveros, Pedemonte, Croas; Legarda, Miranda, Massarotto, Larraz, Curcumelli. Por Nueve formaron: Freire; Castillo, Valencia; J. Izaguirre, M. Izaguirre, Altamirano; Ycaza, Drouet, España, Vargas, Osorio. El árbitro fue Rafael Guerrero Parker.

Freire, memorable

Con estrellas rioplatenses en casi todas sus líneas los millonarios no pudieron perforar la valla rival porque cada intento lo frustró Alfredo Freire Rendón. “En el campo octubrino sobresale Freire, que redobla sus esfuerzos para mostrar su clase. Atajó el golero un fuerte disparo de Júpiter Miranda y un remate de cabeza de Luis Massarotto”, se reseñó.

Publicidad

“En la segunda parte Emelec se esfuerza más y Héctor Pedemonte consigue poner orden en su cuadro. El mediocentro sobresale y todo el equipo mejora”. Pero “allí vuelve a ponerse de relieve la buena forma de Freire (quien luego sería por 50 años un brillante profesor de Historia Universal en el Colegio Nacional Vicente Rocafuerte), cuyo trabajo aumenta. Se concentra el juego sobre el arco octubrino”. El 0-0 quedó sentenciado cuando “un avance de Emelec da lugar a Massarotto para cabecear recibiendo la bola Larraz, que remata con violencia y la esférica rebota en el travesaño”.

El Emelec de 1951 que jugó con Nueve de Octubre el primer partido de la era del fútbol profesional en Ecuador. Foto: Archivo

Por campeonato nacional

Recién en 1963, en la quinta versión del torneo ecuatoriano, que Nueve lo jugó en calidad de subcampeón de la Asoguayas, se produjo un choque entre patriotas y eléctricos en ese circuito. Fue en el Modelo, el 24 de noviembre, y con una victoria 1-0 el legendario técnico gaucho Fernando Paternoster le ganó la partida a su célebre compatriota Mario Papa.

Era la época del Ballet Azul, que puso a Mageregger; Landázuri, Cruz Ávila, Moscol; Pineda, Zambrano; Balseca, Reymundo, Raffo (Sello) (Chamo Flores), Raymondi, De la Torre (Pulido). El entrenador Papa -artillero de San Lorenzo, equipo con el que fue goleador del campeonato argentino de 1950, con 24 anotaciones- dispuso esta formación: Cortez (Delgado); Ruiz, Argüello, Tiluano; Galarza, Velasco; Montaño, Guerrero, Rojas (Verdesoto), Rodríguez (Barreno), Echeverría.

Según la crónica, “el argentino Horacio Reymundo tuvo una destacada actuación, siendo el mejor hombre de la cancha. Lo siguió en méritos el Loco Balseca, quien significó un constante peligro para la zaga octubrina”. A los 59 minutos se produjo el tanto azul. “Reymundo centró para Manuel Flores, quien habilitó a Juan Moscol, que envió un balón al área. Falló Raúl Argüello al rechazar, impulsando de cabeza Reymundo y aflojó la bola Jorge Delgado (Guzmán) para rematar entonces Balseca a las mallas. Bonito gol”.

Para EL UNIVERSO un “merecido triunfo obtuvo Emelec frente a Nueve de Octubre, merced a su mejor planteamiento, al buen dominio de pelota de sus hombres y a las fallas tácticas de su rival”. El conjunto eléctrico estuvo cerca de incrementar la cuenta, pero a los 67 minutos “Delgado salvó apuradamente un disparo de Raymondi” y a los 78 otra vez el Maestrito “obligó a espectacular salvada de Delgado”.

Un gol de José Vicente Balseca a Jorge Delgado Guzmán, de Nueve de Octubre, en 1963. Ganó Emelec 1-0 en el primer juego entre ambos por campeonato nacional. Foto: Archivo

Hito en Copa Libertadores

Y si en el arranque de profesionalismo las dos instituciones ya habían fijado un hito, en la Copa Libertadores registraron otro para Ecuador. La edición de 1966 tuvo como novedad la inclusión de los subcampeones de cada país y en condición de tal se estrenó Nueve en una competencia internacional; Emelec clasificó como monarca invicto de 1965. Así, azules y octubrinos fueron los primeros equipos del país en enfrentarse entre sí en el certamen de clubes de la Conmebol. En un formato distinto al actual las dos escuadras de Guayaquil compartieron el Grupo 3 con los uruguayos Peñarol y Nacional, y los bolivianos Jorge Wilstermann y Deportivo Municipal; cada uno disputó diez encuentros.

Publicidad

Así se anunciaba el duelo Emelec-Nueve de Octubre en 1966, el primero entre ecuatorianos en la historia de la Copa Libertadores. Foto: Archivo

El 30 de enero de 1966 saltó Emelec al campo del Modelo con Manolo Ordeñana; Felipe Landázuri, Lucio Calonga, Carlos Maridueña, Felipe Mina; Carlos Pineda, Jorge Bolaños; Jaime Delgado Mena, Bolívar Merizalde, Galo Pulido (Avelino Guillén), Óscar Lencina. Nueve con Hugo Cortez; Roberto Miranda, Ernesto Raymondo, Leonardo Guerrero, Velasco; Jaime Galarza, Humberto Barreno; Cirilo Fernández, Félix Guerrero, Carlos Raffo (Glubis Occhipinti), Armando Echeverría.

Los de Paternoster se impusieron 2-1 gracias a goles de Pulido y Lencina. Descontó el uruguayo Fernández, llegado 48 horas antes. La vuelta fue el 23 de marzo y con triplete de Lencina y un tanto de Raymondi castigaron los emelecistas 4-0 a los patriotas.

Galo Pulido (i) es abrazado tras abrir el marcador para Emelec en 1966, en la victoria 2-1 sobre Nueve de Octubre, por Copa Libertadores. Jorge Bolaños (c) se une al festejo. Foto: Archivo

También en serie B

En el listado de los Emelec-Nueve hay una curiosidad: la serie B los puso frente a frente hace 40 años –los azules solo estuvieron un semestre en esa división–. El 19 de abril de 1981 jugaron por la sexta fecha en el Modelo un partido “donde hubo lo que les interesa a los aficionados: goles”, comentó este Diario acerca del 3-3.

José Marcelo Rodríguez (con un par de penales) y Lupo Quiñónez hicieron los goles millonarios; los brasileño Osní de Oliveira y Nelsinho, y Emilio Huayamabe por el contendor. En ese lance alinearon Miguel Onzari; Rodríguez, Gerardo Pelusso, Wellington Valdez, Jorge Fraijó (Miguel Cedeño); Xavier Delgado Pineda (Jaime Villacís), Ember Quinta, José Gervasio Gómez; Ubaldo Quinteros, Lupo, Luis Alonso Torres, por Emelec. Por Nueve Óscar Pezzano; Luis Cajas, Orly Klínger, Huayamabe, Arias; Belford Párraga, Luis Floril, Nelsinho; Osní, Miguel Adolfo López, José Valencia.

En la revancha, jornada número 15, igualaron a 1 en el estadio Los Chirijos, de Milagro. El anfitrión se puso arriba con una chilena espectacular, Jorge Palinha Márquez. Emparejó la Bruja Rodríguez con violento cobro de un tiro penal, a los 62.

Última alegría octubrina

Y desde la última victoria de Nueve sobre Emelec han transcurrido 36 años. Sucedió el 9 de junio de 1985, en el Modelo. Osní fue el autor del único gol. El tanto fue descrito así: a los 77 minutos “Alcides (de Oliveira) se va por la punta derecha y hace un pase preciso en favor de Torres Garcés. El volante, viendo que Osní se encontraba en posición inmejorable, en la zona de los centrales rivales, le hace un pase elevado que el brasileño lo sintoniza sin problemas de volea” para “con un furibundo disparo vencer sin objeciones al meta (Colón) Navarro”.

El argentino Óscar López le ataja un penal a Kléber Fajardo en 1985. Nueve de Octubre ganó 1-0 en su última victoria sobre Emelec. Foto: Archivo

Emelec pudo adelantarse a los 61, pero Kléber Fajardo erró un penal que “realmente fue mal ejecutado”. Y aunque “no fue un partido interesante” en “determinados momentos” los azules hicieron “alarde de mejor organización (...) pero a la hora de la verdad fue Nueve el que hizo el gol para definir a su favor un encuentro que no le estaba siendo propicio”, estimó EL UNIVERSO.

Por Nueve jugaron López; Rivas, Granja, Cangá, Cedeño; Domínguez, Floril (Castillo), Torres Garcés; Osní, Alcides, Jauch (Turbina Avilés). Por Emelec: Navarro; Fraijó, W. Valdez (expulsado), Fajardo, Achilier; Benalcázar, Guerrero, Díaz; Ron (Ordóñez), Erazo (Batallas), Paredes.

Paliza azul 8-0

En 1986, alejado Omar Quintana de la dirigencia de Nueve, al que con estelares contrataciones nacionales y extranjeras llevó dos veces a la Libertadores y que en 1983 y 1984 fue subcampeón de Ecuador, empezó el declive del club. En aquella campaña se fue a la B y no retornó hasta 1995. Pero fue una reaparición lamentable que implicó su peor desempeño en la historia en la serie A.

El uruguayo Johnny Miqueiro anota un tanto en la goleada 8-0 de Emelec sobre Nueve de Octubre, en 1995. Foto: Archivo

Hace 26 años los octubrinos fueron avergonzados varias veces con palizas catastróficas como un 10-0 (ante Aucas), dos veces los zarandearon 8-0, soportó un 6-2 y también un 6-1, un par de 5-0 y un 4-0. No pudo sostenerse y cayó a la B y luego a la segunda división.

Desde 1995, cuando jugaron en el Capwell, no se ven millonarios y octubrinos. Eduardo Hurtado (3), Jorge Batallas (2), Pedro Mauricio Muñoz, Johnny Miqueiro y Edú fueron responsables de un inclemente 8-0. “El cuadro millonario fue muy superior a Nueve, que salvó el arquero Torres y el delantero Corozo, no tenía ningún arma como para contrarrestar el vendaval”, dijo este Diario. (D)