En el balompié ecuatoriano el profesionalismo se inició en Guayaquil con la fundación de la Asociación de Fútbol del Guayas, en 1950. Al otro año se realizó el primer torneo que ganó el ya extinto pero bien recordado Río Guayas. No hay que olvidar que la Federación Deportiva del Guayas tenía, desde 1949, diferencias con los clubes federados especialmente por el manejo de fondos que se recaudaban por taquilla.

Emelec mostró su afán de desafiliarse de Fedeguayas y en los primeros días de noviembre de 1950 tomó tan firme decisión. Lo respaldaron los clubes Nueve de Octubre, Everest, Norteamérica, Reed Club, y Barcelona. Así, el 20 de noviembre de 1950 los clubes que se rebelaron fundaron la Asoguayas. El ejemplo lo siguieron los pichinchanos, liderados por Aucas, y el 1 de octubre de 1953 se fundó AFNA.

Con esa institucionalidad del fútbol rentado tomaron forma los torneos profesionales en las dos provincias. La rivalidad se había generado antes, durante los choques por los campeonatos nacionales de selecciones provinciales. Desde 1940 se llevaron la mayoría de títulos Guayas y Pichincha, menos en 1943, cuando Manabí lo ganó. Como era de esperarse el antagonismo futbolístico entre Guayas y Pichincha creció. En 1956 la Asoguayas le propuso a AFNA que a fines de 1957 se jugara lo que llamaron primer Campeonato Nacional Interclubes, entre los monarcas y subcampeones de cada provincia. Así compitieron Emelec y Barcelona, por Guayas, y Deportivo Quito y Aucas, por Pichincha.

La edición inicial del certamen ecuatoriano comenzó el domingo 10 de noviembre de 1957, cuando en la capital el Quito venció 2-1 a Barcelona. Ese mismo día, pero más tarde, en Guayaquil, Emelec le ganó al Aucas 2-0. Por sistema no se enfrentaban entre sí equipos de una misma asociación. Emelec se coronó al superar 2-0 al Deportivo Quito en el Capwell con un equipo de grandes jugadores como Cipriano Yulee, Rómulo Gómez, Carol Farah, Jaime Ubilla, Bolívar Herrera, José Vicente Balseca, Daniel Pinto, entre otros; como extranjeros los argentinos Mariano Larraz, Óscar Fernández, Carlos Raffo, Natalio Villa. Un detalle interesante y que forma parte de una historia poco recordada: el italiano Eduardo Spandre se convirtió en el primer entrenador europeo en conseguir un título nacional.

Publicidad

Desde ese lejano 1957 han transcurrido 64 años y ahora seremos testigos de los partidos por la disputa del título del 2021 entre Emelec vs. Independiente del Valle, en una final inédita. Los dos equipos lucharán por una victoria perpetua. El ganador será recordado siempre. Si es Emelec, registrará su estrella 15; y si es Independiente, conseguirá su primera corona del país.

Independiente fue fundado en 1958 bajo el nombre de José (Pepe) Terán, que según la historia era conserje del Municipio de Sangolquí y de profesión zapatero. Con un grupo de amigos de su gremio profesional, seguidores del Independiente de Avellaneda (Argentina), crearon un club denominado Independiente, que en 1977 pasó a llamarse Independiente José Terán, en homenaje a su fundador, fallecido por una peritonitis.

El escupitajo verbal de Renato Paiva no lo alcanza a Emelec

La irrupción de Deller

En 2007, el reconocido empresario Michel Deller irrumpió en el fútbol y se hizo cargo del club, que jugaba en segunda categoría de AFNA. Subió a la serie B y en el 2010 se estrenó en la A. En el 2014 cambió oficialmente su nombre y se denominó Club Especializado de Alto Rendimiento Independiente del Valle. En sus primeros años en la A estuvo cerca de perder la categoría, para luego se volvió competitivo. Sorprendió a todos en el 2016 al clasificar a la final de la Copa Libertadores, que perdió ante el Atlético Nacional de Colombia. En el 2019 ganó la Copa Sudamericana, en Asunción.

Deller sobresalió en poco tiempo y su club se consolidó como una fábrica dedicada a formar jóvenes talentos al servicio del balompié. Pero quién más que Deller conoce perfectamente qué le falta en su vitrina: un trofeo de campeón nacional. Hoy la final de la LigaPro 2021 viene cargada de rivalidad no solo deportiva, sino también dirigencial, parecida a la que atestiguamos el año pasado, cuando se enfrentaron Barcelona y Liga (Q).

Ambas directivas se han confrontado permanentemente. Muchos opinan que las personalidades de sus máximos dirigentes han creado un ambiente hostil por diferencias de vieja data que solo ellos sabrán identificarlas. Este duelo entre Deller y Nassib Neme es un hecho colateral, no secundario, por la instancia en que están los dos clubes más importantes de la LigaPro 2021.

La confusión dialéctica de Renato Paiva

El favoritismo

¿Cuánto pesan los antecedentes históricos? ¿Cuánto pesa que Emelec sea asiduo participante en este tipo de finales? ¿Incide que su rival debute en estas lides? ¿Pesa que Emelec haya conseguido 64 puntos en la tabla acumulada contra los 61 de Independiente en 31 partidos? ¿Influye que el equipo quiteño tenga 27 goles en contra y Emelec 29? ¿O que Emelec haya convertido 59 goles y los del Valle 56 en el año? Estas estadísticas sirven para justipreciar la temporada, pero no para otorgar favoritismo a ninguno.

Otro enfrentamiento se dará entre los técnicos europeos Ismael Rescalvo (español) y Renato Paiva (portugués). Uno de los dos ingresará en la historia como el tercer DT del Viejo Continente que se lleve el torneo ecuatoriano. Habíamos mencionado el éxito del italiano Spandre en 1957, pero luego lo emuló el también técnico italiano Vessilio Bártoli con El Nacional, en 1967. El duelo de entrenadores incluye también escuelas futbolísticas con las mismas raíces. Unos dicen que obedecen a conceptos europeizados. Eso está por discutirse porque Paiva en Independiente, con pocas modificaciones tácticas, conserva la identidad futbolística que el propio Rescalvo impuso ahí cuando era parte de esa institución. Luego la asimiló y repitió el español Miguel Ángel Ramírez, su sucesor.

Hay que señalar que ese exitoso y vistoso formato con que Rescalvo identificó a su Independiente no ha podido repetirlo con Emelec. Pero a falta de aquello lo ha hecho muy táctico, aunque sin tanta lucidez visual. Emelec es luchador, con mística ganadora. Y aunque no tiene un estilo atractivo es efectivo; por algo es el equipo que más puntos obtuvo en el 2021. Paiva y Rescalvo conocen fortalezas y debilidades de sus equipos y también las del contrario. Con estos antecedentes las cartas están echadas. Cada cual podrá hacer con ellas un juego diverso. Parafraseando a John Billings digo que el fútbol consiste no en tener buenas cartas, sino en jugar bien las que se tienen. (O)