Cuando Barcelona Sporting Club reciba este miércoles en el estadio Monumental Banco Pichincha al Clube de Regatas do Flamengo los toreros jugarán por tercera vez en su historia una semifinal de vuelta de la Copa Libertadores como dueños de casa, desde que está en vigencia el actual formato del torneo (respecto a los duelos que son la antesala de la final).

Ya abolido por la Conmebol, el viejo sistema de semifinales por grupos se utilizó hasta 1987. Antaño clasificaban a la disputa por el título los dos primeros de cada una de las dos llaves. Barcelona jugó así esa instancia de la Copa en 1971, 1972, 1986 y 1987. Con el esquema actual, el ya clásico uno contra uno en semifinales, los amarillos han competido en 1990, 1992, 1998, 2017 y en la edición 2021 del certamen.

Antes del duelo con el Flamengo, esta noche, solo en 1990 y 1992 Barcelona había cerrado las semifinales de la Libertadores en el Monumental. En 1998 (contra Cerro Porteño) y en el 2017 (frente a Gremio) los compromisos de vuelta los protagonizó de visitante en Asunción y Porto Alegre, respectivamente.

La información de la semifinal de vuelta que ganó Barcelona a River Plate, en 1990, publicada por este Diario. Foto: Archivo

1990: boleto a la final

El 5 de septiembre de 1990, en el Monumental de Buenos Aires, River Plate ganó la semifinal de ida 1-0 a Barcelona, con gol de Ariel Beltramo. En la vuelta los canarios recibieron a los argentinos el 12 de septiembre.

Publicidad

El uruguayo Luis Alberto Acosta anotó para los canarios el 1-0, que emparejó a 1 el marcador global. En la primera semifinal de vuelta Barcelona jugó en el escenario de su propiedad, que abrió sus puertas en 1987. Tras el tanto del Loco Acosta “el estadio estalló en un solo grito. La muchedumbre (59.348 personas) festejó enloquecida esa conquista. Se abría la ruta de la victoria y de la clasificación”, dijo Diario EL UNIVERSO.

El marcador ya no se movió y fueron necesarios los penales para destrabar el global y decidir a un finalista. En la dramática tanda anotaron por los toreros Jimmy Izquierdo, David Bravo, Wilson Macías y Mario Saralegui. Por River, Juan José Borrelli, Gustavo Zapata y Sergio Berti. Fallaron Serrizuela (“Morales le atajó el lanzamiento. Qué alegría. Qué emoción”, se publicó en este Diario), y Rubén Da Silva, que desvió su cobro. El 4-3 en penales, tras la victoria 1-0 en los 90 minutos, instaló al Barcelona en las finales.

“Se jugó con alma, vida y corazón. ¡Qué partido, qué jugadas y qué emoción las que se vivieron anoche en el Monumental”, se reseñó en EL UNIVERSO. Barcelona, dirigido por Miguel Brindisi, alineó con Morales; Izquierdo, Jimmy Montanero, Freddy Bravo, Julio Guzmán; Saralegui, Johnny Proaño, Marcelo Trobbiani; Carlos Muñoz, Manuel Uquillas (Macías), Acosta (D. Bravo).

1992: Contra un gran Sao Paulo

La segunda ocasión que Barcelona jugó una semifinal de vuelta, en el uno contra uno, también fue de local. El 3 de junio de 1992 sometieron por primera vez en el Monumental a un club brasileño, Sao Paulo.

Los canarios ganaron 2-0 en un partido memorable al que es tal vez el mejor Sao Paulo de la historia. Barcelona se quedó a un gol de empatar el marcador global y forzar así el lanzamiento de tiros penales. No bastaron las anotaciones de José Gavica y Gilson de Souza porque en el partido de ida en Morumbí cayó 3-0, una semana antes.

Barcelona, con Jorge Habegger como entrenador, formó con José Francisco Cevallos; Freddy Bravo, Jimmy Montanero, Pedro Damián Monzón, Claudio Alcívar (Ermen Benítez); Julio Rosero (David Bravo), Ángel Bernuncio, Rubén Insúa, Gavica; Carlos Muñoz y Gilson de Souza.

Palinha, del São Paulo, marca a José Gavica en la semifinal de vuelta que Barcelona ganó 2-0 como local en 1992. Foto: Archivo

El Sao Paulo, con el legendario Telé Santana en el banquillo, presentó a Zetti; Cafú, Antonio Carlos, Ronaldo, Suelio; Adilson, Pintado, Raí (Macedo), Palinha; Rinaldi (Sidnei), Muller. Ese plantel ganó la Libertadores y fue campeón mundial en la Copa Intercontinental (con la inclusión de Toninho Cerezo) y repitió esos títulos en 1993.

“Destaco mucho la semifinal de vuelta de 1992. Fue un partido aguerrido. Barcelona enfrentó al mejor Sao Paulo de la historia. Fue emotiva”, dijo en el 2017 el historiador Alberto Sánchez Varas (+) al referirse a uno de los grandes partidos internacionales del club amarillo. (D)