Flamengo superó este miércoles el primer escollo en la defensa del título de la Copa Libertadores: clasificó a los octavos de final al golear 4-0 al eliminado Aucas de Ecuador en el Maracaná en el cierre del grupo A.

El artillero Pedro (9), el defensa Léo Pereira (30), el extremo Bruno Henrique (42) y el volante Víctor Hugo (55) sepultaron a los ecuatorianos en Río de Janeiro.

La mala definición y los reflejos del portero argentino-ecuatoriano Hernán Galíndez evitaron que el equipo más popular de Brasil, que dirige el argentino Jorge Sampaoli, protagonizara una paliza mayor.

Publicidad

El Fla, sin embargo, pasó como segundo del grupo A, con 11 puntos, luego que el líder Racing (13) derrotara 4-0 al chileno Ñublense (tercero, con 5) en un duelo jugado en paralelo en Argentina.

Los australes disputarán la repesca para octavos de la Sudamericana, mientras que los ecuatorianos (colistas, 4), donde se estrenaba el técnico colombiano Santiago Escobar, se quedaron con las manos vacías en su primera participación copera.

Los emparejamientos de las siguientes fases de Libertadores y Sudamericana se conocerán en el sorteo que se realizará el 5 de julio en Asunción.

Publicidad

En la previa del partido, Sampaoli había advertido que su equipo necesitaba buscar su “identidad” y mejorar la definición para pelear de nuevo por la estrella.

La falta de tino explica, en parte, la irregularidad del Fla desde que el argentino se sentó en el banquillo, en abril, en reemplazo del portugués Vítor Pereira.

Publicidad

Y, por momentos, aquel fantasma merodeó en el Maracaná, con numerosas chances desperdiciadas en los pies de Bruno Henrique, el uruguayo Giorgian de Arrascaeta y David Luiz.

Pedro, sin embargo, ahuyentó temprano ese espanto al vencer a Galíndez con un derechazo tras una serie de rebotes y un roce en el zaguero Luis Cangá que desubicó al portero.

Flamengo no se conformó con la ventaja y, fiel al libreto que Sampaoli suele dar a sus elencos, atacó con presión alta e intensidad.

Antes de que se cumpliera la primera media hora, tuvo cinco chances claras, incluidos algunos desperdicios insólitos de Bruno Henrique, para romper el pórtico del campeón ecuatoriano.

Publicidad

Cualquier ansiedad por no poder ampliar la cuenta se esfumó con el gol de cabeza de Léo Pereira tras córner cobrado por De Arrascaeta, facilitado por la inacción de Galíndez para interceptar la pelota en el área chica.

Aquel tanto pareció sosegar a Bruno Henrique, que jugaba su primer partido como titular desde que regresó a las canchas, en abril, tras una grave lesión en la rodilla derecha que lo tuvo parado durante diez meses.

El extremo, clave en las conquistas recientes de los cariocas, anotó su tanto 17 con los rojinegros en la Libertadores con un zurdazo dentro de las 18 tras una asistencia del capitán Everton Ribeiro.

Para el inicio de la segunda parte, Escobar ingresó a Jeison Chalá y Diego Corozo, en sustitución de Ronald Briones y Sergio Quintero, para evitar una golpiza peor.

Hasta el tanto de Víctor Hugo, luego de una contra guiada por De Arrascaeta, la idea funcionaba, pues tenía a los brasileños lejos de su arco.

Sin inquietar al guardameta Matheus Cunha, las modificaciones del Sachi al menos cambiaron la postura del Flamengo, que bajó revoluciones y apostó por contragolpear.

Superada la fase de grupos, en la que buscaba terminar líder, el Mengão puede enfocarse en pulir detalles de su potente nómina para pelear por su cuarta corona en la Libertadores. (D)