Lo de Kylian Mbappé y el Real Madrid no pudo ser este verano. No por falta de intentos del Madrid, que hizo dos ofertas muy generosas, considerando que al francés solo le quedaba un año de contrato con el PSG; tampoco por culpa del delantero, que rechazó una y otra vez las ofertas de renovación que le presentaban.

Ya desde que se incorporó a la pretemporada avisó de que no iba a extender su contrato, por lo que lo mejor era aceptar un traspaso ahora. Hay quienes achacan falta de mordiente a Mbappé por no haber salido en público a solicitar su venta o por no declararse en rebeldía; en esto, el Madrid y el jugador han ido de la mano, se le pidió que actuase con toda la profesionalidad posible y sin forzar la situación, y así lo ha hecho: lleva cuatro goles y dos asistencias en los cuatro partidos jugados de la Ligue 1, publica diario AS de España.

El único culpable de que Mbappé no esté ya en el Madrid es el PSG, que se negó a traspasar al delantero pese a recibir dos ofertas, de $ 188 millones la primera y de $ 200 millones más diez por objetivos la segunda, ofrecimientos altísimos para un jugador que a partir del 1 de enero podrá firmar con el Madrid sin necesidad de traspaso.

Y en eso se va a centrar el club en este momento: en preparar el terreno para que Mbappé estampe su firma en un contrato con el Madrid lo antes posible a partir del inicio de 2022, cuando será legal que lo haga, dentro de la reglamentación FIFA.

Hasta entonces, en el Bernabéu son conscientes de que el PSG va a proceder a un acoso y derribo con el jugador, por un lado repitiendo ofertas de renovación y por el otro deslizando la posibilidad de que se pase media temporada en la grada si no firma.

Pero en el Madrid confían en la resolución de Mbappé de jugar de blanco y se mantendrá un contacto cercano con él para mostrarle apoyo y asesorarle.

El PSG rechazó $ 236 millones

El Madrid ralentizó los intentos de negociar el lunes por la tarde después de que el PSG siguiese sin dar respuesta a la segunda oferta, de $ 200 millones fijos y diez más por objetivos de fácil cumplimiento.

Dicha oferta llegó tras el rechazo de la primera, de $ 188 millones, que Leonardo, director deportivo del PSG, calificó de “insuficiente”, aunque abriendo la puerta a negociar: “Si Mbappé se quiere ir se irá, pero con nuestras condiciones...”.

En la práctica, el PSG no ha cumplido dicha afirmación y se negó a escuchar siquiera al Madrid. El martes hubo esfuerzo final: 200 millones. Pero el PSG esta vez sí respondió, aunque lo hizo a través de intermediarios, y dijo que no. Todo queda visto para sentencia en enero. (D)