El australiano George Kambosos usó un ataque implacable para convertirse en el campeón indiscutido de los peso ligeros con una victoria por decisión dividida sobre el de origen hondureño Teófimo López, el sábado por la noche en el Madison Square Garden de Nueva York.

Ambos boxeadores entraron invictos a la pelea, pero Kambosos, quien sobrevivió a una caída en el décimo asalto, se aseguró de que fuera él quien saliera con las coronas en juego.

Kambosos, de 28 años, se llevó los cinturones de la AMB, la FIB y la OMB en una reñida pelea en el Teatro Hulu de Nueva York en el Madison Square Garden que dejó a ambos peleadores ensangrentados y magullados al final del duodécimo asalto.

Kambosos ganó por 115-111 y 115-112 en dos tarjetas de los jueces para mejorar a 20-0, con 10 KOs. Un juez le dio la pelea a López 114-113.

Publicidad

“No me lastimé”, dijo Kambosos sobre la caída. “Le dije a mi rincón: ‘Vamos duro. Voy a castigar a este chico’”.

De campana a campana

Hubo fuegos artificiales desde la campana de apertura cuando Kambosos derribó a López en el primer asalto.

Ambos consiguieron varios potentes derechazos en el asalto, pero López fue atrapado con un golpe directo a la sien al que Kambosos volvería una y otra vez con gran éxito a lo largo de la pelea.

En el décimo, López derribó a Kambosos con una derecha a la mitad del asalto.

López sufrió un fuerte corte sobre su ojo izquierdo en el undécimo y la pelea se detuvo brevemente por el médico del ring.

La pelea continuó hasta el duodécimo cuando la esquina de López no pudo detener el sangrado entre asaltos.

Publicidad

López interrumpió la entrevista posterior al combate de Kambosos para decir que le habían quitado la pelea ya que solo había perdido dos de los 12 asaltos, según él. Kambosos respondió entonces diciendo: “estás delirando”.

Kambosos, quien vive en Sídney, Australia, es un peleador de alta energía que, como López, no ha peleado desde octubre del año pasado.

El australiano obtuvo dos victorias por decisión dividida en sus dos últimas peleas, contra Mickey Bey y Lee Selby. Esta fue solo la tercera pelea de Kambosos en suelo estadounidense.

Por su parte, López, quien perdió su invicto (16-1, con 12 nocauts), peleó por primera vez desde su gran victoria sobre el ucraniano Vasiliy Lomachenko en octubre de 2020 en Las Vegas.

Tenía 23 años y solo estaba en su pelea número 16, pero López comenzó rápidamente contra el campeón ucraniano y ganó por decisión unánime.

Esa victoria elevó a López al rango de campeón indiscutible, pero en lugar de capitalizar su éxito, ha soportado un largo descanso de 13 meses sin pelear.

López, nacido en Nueva York, representó a Honduras en los Juegos Olímpicos de Verano de 2016 en Río de Janeiro, pero no pudo ganar una medalla. (D)