El italiano Jannik Sinner ganó este domingo el Masters 1.000 de Miami, su tercer título del año, al arrollar al búlgaro Grigor Dimitrov en un encuentro brillante tras el que ascenderá al segundo lugar del ranking de la ATP en lugar del español Carlos Alcaraz.

Sinner, de 22 años, se impuso por 6-3 y 6-1 en apenas una hora y 13 minutos, y conquistó su primer trofeo en este tradicional certamen, conocido como el “quinto Grand Slam”, donde había perdido dos finales, en 2021 y 2023.

Jannik Sinner aplasta a Daniil Medvedev y va por título del Masters 1000 de Miami

“Estoy muy feliz de poder llevarme el gran trofeo esta vez. Es uno de los grandes torneos y estoy muy agradecido. Este es un lugar especial”, dijo el ganador en la ceremonia pospartido.

Publicidad

Grigor Dimitrov es implacable con Carlos Alcaraz y lo elimina en cuartos de final del Abierto de Miami

Sinner, que ganó el Abierto de Australia en enero y el ATP 500 de Róterdam en febrero, confirmó su increíble inicio de temporada con 22 victorias y una sola derrota, sufrida contra Alcaraz en las semifinales del Masters 1.000 de Indian Wells.

El triunfo de este domingo le permite precisamente arrebatarle el segundo puesto del escalafón al prodigio español, que a sus 20 años se presenta como su gran adversario generacional.

Sinner llegó a la final como el gran favorito tras una quincena brillante en Miami. Superado el susto del primer set perdido contra el neerlandés Tallon Griekspoor en tercera ronda, fue creciendo hasta aplastar al ruso Daniil Medvedev en semifinales (6-1, 6-2).

Publicidad

Enfrente llegaba un Dimitrov renacido, al que Sinner había ganado en sus dos últimos encuentros el año pasado, en Miami y Pekín. El búlgaro, elegancia en cada tiro, uno de los últimos tenistas con revés a una mano, vive a sus 32 años una segunda juventud.

Atrás quedaron las comparaciones con el mito Roger Federer y la sensación de que nunca acababa de cumplir las enormes expectativas generadas por su talento. En Miami, su juego rozó la perfección en algunos encuentros, como el cuarto de final donde desesperó a Alcaraz (6-2 y 6-4). (D)