Michael Morales Hurtado recibió su contrato de parte de UFC (The Ultimate Fighting Championship) para poder debutar en la empresa, con lo que ya son dos ecuatorianos que se codean con los artistas marciales de una de las ligas más importantes del mundo de las MMA. El que abrió las puertas, en el 2014, fue el peso gallo Marlon Chito Vera, actual decimotercer clasificado del ranking de su división y con un importante arrastre popular en las redes sociales.

“Lo logramos, Latinoamérica”, se lee en el tercer post de Morales en su cuenta de Instagram desde que se hiciera con el triunfo sobre el kazajo Nikolay Veretennikov, el martes en la coestelar del evento Dana White’s Contender Series.

De momento, ni UFC ni la organización del Contender Series han revelado la duración del contrato del peso wélter tricolor o cuántas peleas incluye el acuerdo, con vistas a su estreno como integrante del roster de UFC.

Es de interés nacional e internacional la victoria del muchacho orense de 22 años, puesto que se entrena en Entram Gym de Tijuana (Baja California) junto con el dueño del cinturón de peso mosca de UFC, Brandon Moreno.

Publicidad

Seguramente el tricolor tomará rumbo de regreso a Tijuana para continuar en la disciplina de Entram pendiente de la llamada desde Las Vegas.

Mantenerse dentro de la empresa ganando peleas

El empresario Julio Molina, que patrocinó a Chito Vera desde muy joven hasta su incursión en el evento TUF Latinoamérica (The Ultimate Fighter), en Estados Unidos, el año 2014, aconseja a Morales que es muy importante mantenerse vigente dentro de UFC, porque probablemente el contrato que le otorgó Dana White incluye, de una a tres peleas, que da la empresa por primera vez. “Hay varios que van y no pasan de ese contrato; se cumple el mismo y se acabó”, advirtió.

“En esas tres peleas que debe tener el ecuatoriano, tiene que demostrar de qué está hecho, tiene que ganar, porque de eso depende que su contrato sea renovado a seis peleas. Donde él pierde de las tres, dos, corre casi el 90 % del riesgo que no renueven su contrato como a muchos peleadores que han llegado a UFC. Lo importante es mantenerse como lo ha hecho Chito”.

A criterio de Molina, el éxito de Morales en el evento Dana White’s Contender Series gira principalmente en torno a su recorrido (11-0 antes de vencer a Veretennikov), al semillero del que proviene y al proceso de más de diez años en el mercado que llevan impulsando los empresarios y promotores nacionales eventos amateurs, en territorio nacional y países aledaños, con la consigna de mostrar los nuevos prospectos.

“Sí, Chito llegó diferente. Michael llegó preparado, con una buena racha de peleas, de un semillero”, reconoce.

En previsión de la legión ecuatoriana que entrena en Norteamérica (México y Estados Unidos), Molina avisó sobre las próximas presentaciones de Emiliano Linares y Christian Alquinga, en la liga Budo Sento Championship, y de los hermanos Adrián y Andrés Luna Martinetti, en Ultimate Warrior Challenge México (UWC).

“Michael Morales no va a ser el único (en ligas top). Atrás vienen otros en la carrera, como Emiliano Linares, Christian Alquinga, los hermanos Andrés y Adrián Luna. México es el país que siempre dije que debió ser la plataforma, más que Brasil”, finalizó. (D)