La temporada de “monumentos” se estrena este sábado con la 115 edición de la Milán San Remo, la “classicissima” que ofrece uno de los duelos más atractivos del ciclismo mundial con el neerlandés Mathieu van der Poel y el esloveno Tadej Pogacar frente a frente y con la primera aparición del ecuatoriano Jhonatan Narváez en Europa este 2024.

Sobre un recorrido de 288 kilómetros que irá de Pavia a San Remo, el espectáculo está servido con ambas estrellas. Mathieu van der Poel (Alpecin), campeón del Mundo y defensor del título obtenido en 2023, estrena la temporada dispuesto a levantar los brazos de nuevo.

¿Quién es el mejor ciclista ecuatoriano en el ‘ranking’ UCI?

En caso de conseguirlo, el ciclista de Kapellen, de 29 años, será el primero en lograr el doblete desde el alemán Erik Zabel, que firmó la gesta a comienzos de siglo. El nieto de Poulidor, 6 veces arcoíris de ciclocrós, centrará el foco, con ligera ventaja en las apuestas.

Publicidad

Sobre el escenario, nada menos que Tadej Pogacar (Klanec, 25 años), en su segunda carrera del año. En la primera, hace unos días en la Strade Bianche, dejó un sello indeleble con una escapada a 80 km de meta que le otorgó la gloria. El líder del UAE solo sabe ganar, lo mismo que Van der Poel, de ahí la ilusión por esperado duelo.

El esloveno tendrá más apoyo del equipo que su rival, aunque a estos niveles y en carreras de un día, los líderes son los que marcan la diferencia. Pogacar, no obstante, tendrá la ayuda de corredores importante como Tim Wellens, Marc Hirschi, McNulty.

Pero habrá más candidatos a la gloria en San Remo. El Visma - Lease a Bike no tendrá a Van Aert ó Vingegaard, pero contará con Christope Laporte, el Ineos sacará musculo con Kwiatkowski, Pidcock Ganna y Narváez, que estrena su jersey de campeón nacional de ruta.

Publicidad

En el equipo Bahrain estará el esloveno Matej Mohoric, ganador en 2022, el Soudal con Alaphilippe y Kasper Asgreen, el Lidl con Mads Pedersen y el EF Education con Alberto Bettiol, quien se llevó el triunfo en la reciente Milán Turín tras una fuga en solitario de 30 km.

En caso de esprint, si no lo evita el Poggio, la nómina de velocistas es amplia y de calidad, con Jasper Philipsen (Alpecin), Olav Kooij (Visma), Matteo Trentin (Tudor), Arnaud Demare (Arkea), Mads Pedersen (Lidl), Jonathan Milan (Lidl), Caleb Ewan (Jayco), Alexander Kristoff (Uno X).

Publicidad

Atención al ‘poggio’

El primer ‘Monumento’ del calendario de clásicas no comenzará en la capital lombarda, lo hará desde Pavia, pero transitará por el recorrido tradicional que depara la lucha entre esprinters y clasicómanos por alzar los brazos en la Via Roma de San Remo.

Marca la historia que las referencias son siempre las mismas. De aperitivo la suave subida al Turchino (3 kilómetros al 5 %), luego la carrera baja hacia la Riviera Ligure, donde se encuentran los ‘Capi, con el Capo Mele (1,5 km al 5 %), Capo Cervo (1,8 km al 2,8 %) y Capo Berta (2 km al 6 %).

Las dos clave de la San Remo son la Cipressa (5,6 km al 4,1 %), siempre transitada a toda velocidad y a veces con ataques que sirven de selección; y, en especial, el Poggio (3,7 km al 3,7 %), con los demarrajes por la victoria.

Por lo tanto, si nadie rompe antes los esquemas de la prueba, el Poggio será la gran ocasión para rematar y evitar que los velocistas se hagan con la presa. Ese tramo se dice que contiene “los seis minutos más importantes del ciclismo”. (D)

Publicidad