Nació en Bucaramanga, Colombia, pero lleva casi catorce años en Ecuador. El encebollado y el bolón se han convertido en sus desayunos infaltables de fin de semana; mientras que las artes escénicas son el lugar donde se siente pleno. Actualmente el actor Sebastián Perdomo personifica a Simón Bolívar en el musical Bolívar vs. San Martín, que se presenta en Pop-UP, y desde el viernes se meterá en la piel de Óscar en un Un final feliz, que se estrena en el Estudio Paulsen.

En construcción... tienes a un personaje que sale a relucir algo por quince minutos, tienes a otro personaje que tiene cambios en una obra de una hora...”, afirma Perdomo, quien expresa estar fascinado por interpretar a dos personajes tan diferentes en una misma temporada.

“Voy con la ventaja de que este personaje —el de la obra en formato micro— es muy extrapolar, muy exagerado...”, expresa sobre su interpretación del Libertador de América, a quien lo representa a través de una auténtica batalla de rap.

Su encuentro con el arte es algo que desde pequeño lo ha acompañado de manera natural. “Cargo con la fortuna de que mi familia consumió diferentes tipos de artes y les encanta el arte en general. En mi casa se escuchaba jazz, blues, se nos criaba con mitología griega y romana”, cuenta.

Publicidad

Pero la decisión de que la actuación fuera su profesión la tomó luego de intentar con varios preuniversitarios de diferentes carreras, entre ellas, la de Nutrición. Estudió un semestre y medio de Comunicación Escénica en la Universidad Casa Grande, y en ese tiempo tuvo la oportunidad de hacer el casting para la obra teatral La hacedora de milagros (Teatro Sánchez Aguilar, 2014). De esta manera empezó una aventura repleta de adrenalina.

“Hice la audición con cero conocimientos sobre la actuación... Si pusiera al Sebastián de aquella época con el Sebastián de ahora, posiblemente le diría que es una persona muy astuta (...). En ese semestre y medio conocí gente maravillosa, conocí muy buenos profesores y tuve la oportunidad de involucrarme con esta obra profesional, que fue la que me sacó adelante, y a partir de eso me di cuenta de que estoy enamorado de lo que estoy haciendo”, expresa Perdomo.

Al verse rodeado en aquel entonces por actores de gran trayectoria, Perdomo buscó las herramientas necesarias para autonivelarse. “Cuando estás rodeado de gente profesional y no sabes muy bien cómo hacer las cosas, lo único que te queda es llegar a tu casa y hacer horas triples de trabajo. Entonces, teníamos dos horas de ensayo y luego llegaba a mi casa para terminar de leer los libros que no terminé de leer en la universidad, por cinco horas”, afirma.

“Tengo en un lugar muy preciado a ese montaje, porque más allá de haber sido el primer montaje, para mí fue como el campo militar actoral que necesitaba. Lo que le debo a ese montaje es disciplina”, añade.

Sebastián Perdomo es un actor de 26 años. Foto: Cortesía

Ahora Perdomo tiene 26 años. Sus estudios de arte dramático los culminó en Estados Unidos. Ha participado en obras como Peter Pan, Romeo y Julieta, El escritor (en Estados Unidos), Una comedia para contar gaviotas.

Trabajos que le han permitido experimentar una serie de sensaciones sobre el escenario. “Es una adrenalina fantástica, es estar alerta (...); creo que nunca estás tan alerta como cuando estás encima de un escenario (...), estás consciente de absolutamente todo, de cada sonido, de cada movimiento, cada olor, cada imagen, cada cuestión visual, cada vibración energética”, manifiesta.

Parte del elenco de la obra. En total participan 24 actores, entre principales y secundarios.

Indica que estos siete años de trayectoria profesional en el mundo del arte le ha enseñado a estar en constante preparación y descubrimiento. “Cargo con una conciencia muy feliz (...), pero nunca termino de estar satisfecho con mi trabajo. Es muy importante tener en cuenta que si terminas estando satisfecho con lo que haces te quedas estancado a nivel artístico, a nivel interpretativo”, dice.

Lo veo como un laboratorio donde puedo explorar, donde puedo sacar a pasear un ratito mis temores internos, donde puedo sacar por un momento la vida de alguien más”, añade.

Perdomo se presenta este viernes 27 y sábado 28 a las 20:30 con Un final feliz, en el Estudio Paulsen. Mientras que de miércoles y domingo actúa en Bolívar vs. San Martín, en Pop-Up. (I)

Sebastián Perdomo interpretará a Oscar en 'Un final feliz', que se presentará en Estudio Paulsen.