Las celebridades del cine, la música y el deporte estadounidense se aseguraron un lugar en el Allegiant Stadium de Las Vegas para ver el partido del Super Bowl LVIII entre los Kansas City Chiefs y los San Francisco 49ers este domingo, 11 de febrero.

Taylor Swift fue una de las primeras y más buscadas por las cámaras, y ella cumplió, sonriente, cantando, bailando y bien acompañada por su amiga, la actriz Blake Lively.

Su amiga la cantante Lana del Rey también estaba cerca, y se acercó a saludarla. Pronto se les unieron la rapera Ice Spice, Jason y Donna Kelce y Austin y Scott Swift.

Publicidad

El cantante Jay Z, esposo de Beyoncé, y su hija Blue Ivy acudieron al juego, así como el actor Paul Rudd.

Otro famoso es el antiguo astro del básquetbol Shaquille O’Neal, que ha manifestado su deseo de conocer a Taylor Swift y estrecharle la mano por ser un “ícono cultural de grandeza”. También ha manifestado sus buenos deseos para que la relación que la cantante mantiene con el futbolista Travis Kelce se proyecte “a larga distancia”.

LeBron James también llegó a la gran ocasión, en compañía de su esposa, Savannah. En la misma área se sentaron el basquetbolista Draymond Green y el rapero Rich the Kid.

Publicidad

Mientras ellos se relajan en las gradas, otros rostros famosos trabajan. The Wall Street Journal se pregunta hasta qué punto las marcas podrán ‘apretar’ a las celebridades en un solo anuncio de los muchos que se transmiten durante el Super Bowl. (E)