Rachel DeLoache Williams, periodista de Vanity Fair y examiga de la falsa heredera Anna Sorokin (quien se hacía pasar como Anna Delvey), presentó una demanda por difamación contra Netflix, debido a que, según dice, fue retratada de forma poco halagadora en la serie dramática Inventing Anna.

“Esta acción mostrará que Netflix tomó una decisión deliberada con fines dramáticos para mostrar a Williams haciendo o diciendo cosas en la serie que la retratan como una persona codiciosa, esnob, desleal, deshonesta, cobarde, manipuladora y oportunista”, se indicó en la demanda.

Williams, quien en la serie es interpretada por Katie Lowes, presentó la demanda de 58 páginas en el Tribunal Federal de Distrito de Delaware el lunes. Indicó que fue representada en el programa como una “persona vil y despreciable”.

Publicidad

“Como resultado de la representación falsa de Netflix de ella como una persona vil y despreciable, Williams fue objeto de un torrente de abusos en Internet, interacciones negativas en persona y caracterizaciones peyorativas en los podcasts”, se agregó.

No se ha revelado una cifra exacta de daños. Pero, por su parte, Sorokin _quien supuestamente recibió 320.000 dólares del gigante del streaming por la serie, donde fue interpretada por Julia Garner_, anunció en Instagram que testificará a favor de la representación de Williams por parte de Netflix.

Williams, de 34 años, había escrito sobre sus experiencias como examiga de Anna Sorokin en un artículo de 2018 para Vanity Fair, donde trabajaba como editora de fotos.

En la nota, escribió cómo Sorokin, usando el nombre falso de Anna Delvey, fingió ser una heredera alemana y la estafó con más de 60.000 dólares. Más tarde, Williams recibió un reembolso y Sorokin fue declarada inocente de estafarla para que pagara un hotel marroquí.

Publicidad

No obstante, Williams continuó escribiendo un libro titulado My Friend Anna: The True Story of a Fake Heiress, que fue publicado por Simon and Schuster en 2019 y firmó un contrato con HBO para crear un proyecto basado en sus experiencias.

Por su lado, Netflix avanzó con su propio proyecto basado en la historia de la revista New York Magazine de la periodista Jessica Pressler sobre el esquema de Sorokin. La serie Inventing Anna tuvo éxito mundial, pero Williams asegura en la demanda que la mayoría de cómo la retrataron era inexacta.

Sorokin, ciudadana ruso-alemana de 31 años, logró en 2016 y 2017 engañar a las élites neoyorquinas haciéndose pasar por una rica heredera, cuando en realidad era la hija de un camionero originario de los suburbios de Moscú.

Fue arrestada en 2018 y condenada en 2019 a entre cuatro y 12 años de prisión, por múltiples cargos, pero fue liberada en febrero de 2021 por buen comportamiento. Un mes después fue detenida nuevamente, esta vez por sobrepasar su visado. Está en una cárcel del condado de Nueva Jersey a la espera de ser deportada a Alemania. (I)