Un adolescente de 16 años -aunque aparente unos cuantos más- es el tema de conversación favorito en este comienzo de año en los hogares británicos, tras convertirse en finalista del campeonato mundial de lanzamiento de dardos, una especialidad con grandes adeptos en el país.

Se llama Luke Littler, y su rostro se ha hecho ubicuo gracias a su inmaculada trayectoria en el Mundial de dardos que se celebra en el Alexandra Palace de Londres, donde ha eliminado a jugadores mucho más experimentados que él.

‘Luke the Nuke’ (‘Luke la bomba nuclear’) ha fascinado al país por su naturalidad, su temple y su madurez, pero sobre todo por su certera puntería frente a la diana, en un deporte que se convierte casi en religión en los innumerables pubs del Reino Unido.

Publicidad

Su precocidad ha roto todos los récords: el finalista más joven hasta ahora era Kirk Shepherd, que tenía 21 años cuando llegó a la última ronda del Mundial en 2008. Si esta noche consigue el título, superaría por más de ocho años al anterior plusmarquista, Michael van Gerwen, que lo hizo con 24.

Hasta este campeonato, donde también ha batido el registro de ganador más joven de una partida, Littler solo había disputado cuatro duelos en el circuito profesional (PDC).

Sensación en los medios y las redes

Los medios de comunicación británicos no dejan de difundir las imágenes de Littler siendo casi un bebé y practicando ya con dardos magnéticos en su casa.

Publicidad

Relatan con todo detalle su pasión por los kebabs (un restaurante londinense se ha ofrecido a proporcionárselos de por vida) y su relación con una joven de 21 años que, según los tabloides, canta con una voz similar a la de la superestrella Adele.

Pero es en las redes sociales donde el jugador ha causado auténtico furor, como evidencian los 528.000 devotos que siguen sus triunfos a través de Instagram, que ha conseguido amasar con solo 14 publicaciones.

Publicidad

Entre sus seguidores se cuenta incluso algún famoso futbolista como el talentoso centrocampista de los Tottenham Hotspurs James Maddison, con quien se retrató en el vestuario del equipo delante de la camiseta con el 10 del futbolista.

En X -el antiguo Twitter-, donde supera los 102.000 seguidores, ha hecho gala de su sentido del humor, sobre todo a la hora de entrar al trapo de los múltiples comentarios que se hacen sobre su aspecto físico.

El día de Navidad contestó con emoticonos de risa a este mensaje de un usuario: “Si oigo algún comentario más de ‘Luke Littler no aparenta 16 años’ en la comida, voy a empezar a lanzar rollitos de salchichas por toda la habitación como si fueran dardos”.

Un recorrido fulgurante

Ha ganado más de 200.000 libras (230.000 euros) en el Mundial, en que llegó a cuartos de final, aunque fue vencido por Luke Humphries en la gran final.

Publicidad

Su entrenador en la academia St Helens, donde Littler comenzó a practicar, Karl Holden, explicó a la BBC que para los 10 años todos tenían claro que destacaba muy por encima de su edad.

“Antes de cumplir los 11 años, ya jugaba con los sub 21, simplemente porque era demasiado bueno para todos los demás”, dijo Holden.

Ahora, a un mes de cumplir los 17, la ‘bomba nuclear’ quiere terminar de explotar para erigirse en el nuevo icono deportivo de una nación ávida por encontrarlos... aunque sea lanzando dardos. (I)