Claudia Bugueño, bibliotecaria y coordinadora de BiblioRecreo, de Quito, asegura que desde las cosas más cotidianas se puede empezar a construir una mejor calidad de vida para todos. Lo dice muy convencida porque desde su oficio ha sido testigo de cómo los libros y las bibliotecas han conectado con las personas, a tal punto de aportar a una transformación.

“Dado el año pasado todo lo que vivimos y el poder retornar a estos espacios de las bibliotecas nos ha mostrado, nos ha hincado, que estos pequeños espacios pueden influir de manera positiva en la vida de las personas y por eso los lectores regresan a ellas, porque la consideran un espacio seguro, espacios donde pueden ser y sentirse a gusto, donde pueden de alguna manera visualizar una vida un poco menos compleja pese a todo lo que hemos vivido”, expresa Bugueño, a propósito del Día Internacional de las Bibliotecas, que se celebra este domingo 24 de octubre.

“Hemos sido testigos de cómo muchos de nuestros usuarios y usuarias han ido creciendo conforme han ido visitando la biblioteca. Nosotros hemos visto esos cambios, somos testigos directos de las transformaciones que ellos han experimentado y cómo nos han permitido ser parte de esos procesos de vida”, añade.

Por eso es que Bugueño defiende la consigna de que las bibliotecas se deben continuar cuidando, conservando y abriendo. “Las bibliotecas en muchos momentos de crisis son relegadas o abandonadas. Siempre es importante que como ciudadanos o medios de comunicación recojamos las memorias y la importancia simbólica y práctica que tienen las bibliotecas”, enfatiza.

Publicidad

Pues a más de la expansión emocional e intelectual que permiten estos templos de los libros, son también memoria. “Cuando hablamos de bibliotecas, hablamos no solo de nuestra capacidad de conservar, de cuidar, sino de nuestra capacidad de aprender sobre cómo estamos en el presente, cómo mantenemos estos espacios, porque eso nos da la posibilidad de proyectar un posible futuro”, apunta.

Es decir, las bibliotecas deben dar respuestas a ciertas emociones, a ciertas perspectivas de lo que se tiene de vida. “No se limitan únicamente a prestar libros, las bibliotecas también están para ir hablando de esa construcción social y también dar a los lectores la posibilidad de otras formas de vivir”.

Y para esto la bibliotecaria aconseja que estos espacios vayan de la mano de planes de lectura, planes de gestión cultural y planes de interinstitucionalidad que ayuden a tejer redes con otras formas de hacer cultura.

BiblioRecreo celebrará a sus lectores

Bibliorecreo funciona en el parqueadero del centro comercial El Recreo.

Por el Día Internacional de las Bibliotecas, el espacio de libros desarrollará este sábado, desde las 16:00, una actividad denominada ‘Las bibliotecas transforman vidas’, en la que celebrarán a sus diez mejores usuarios.

“Le damos un pequeño detalle de reconocimiento, le leemos su biografía lectora y todo lo que ello representa para BiblioRecreo, por qué son tan especiales para nosotros”, explica Bugueño, quien indica que los homenajeados fueron elegidos de acuerdo con sus visitas constantes a BiblioRecreo, sus procesos de lectura, su compromiso con el espacio y su participación en las diversas actividades.

BiblioRecreo está situado en el parqueadero del centro comercial El Recreo. Sus horarios de atención son de martes a domingo, de 10:00 a 13:00 y de 13:40 a 18:00. (I)