En el barrio Orellana, uno de los más antiguos de la ciudad, rodeado de edificaciones que parecen salidas de un cuento medieval, se levanta la academia de actuación La Monaa. En este espacio, situado exactamente en la av. del Ejército y Padre Solano, se presenta la obra de teatro De qué hablamos cuando hablamos de amor.

Amigos, conocidos o simples amantes del teatro intercambian palabras a la entrada, donde un par de jóvenes ofrece a la venta sánduches y vino argentino. Subiendo las escaleras, una música hace entrar en ambiente a los visitantes. En la boletería, una amable joven atiende al público y entrega su respectiva entrada (por un costo de $ 10). Cerca de la boletería, papel y pluma se convierten en los elementos que recrean un espacio íntimo con el futuro espectador, a quien sin previo aviso le preguntan: “¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?”, su respuesta va directo a una oscura ánfora.

'De qué hablamos cuando hablamos de amor' es dirigida por José Miguel Flores. Foto: Cortesía

Esta puesta en escena, con duración de un poco más de una hora, es un completo viaje de emociones que despega con un personaje obsesionado por su vecina, a la que espía por un telescopio. El solitario hombre alterna su fijación con un particular cuadro pintado a carboncillo. Lo que sucede después es un increíble salto de años en este personaje, que se transforma en vivo teniendo como herramienta el cuerpo, la mirada, el silencio y una tinta blanca. Una transición del actor que provoca admiración.

En los siguientes tres cuadros el espectador se encontrará con historias diferentes, pero con personajes y elementos que ya se van guardando en la retentiva del espectador. Cada cambio de escenografía es sutil, inteligente y dinámico a la vez; todo el elenco participa como utilero, y eso le da un toque especial a la propuesta.

¿Que si se habla de amor?, por supuesto, desde varias miradas hasta aquellas que desarman y reconstruyen rápidamente. Como en la vida real, cada quien defiende su verdad. En la obra está la enfermera que demuestra empatía con los adultos mayores, el hombre enamorado que se niega a firmar los papeles de su divorcio y los amigos que barajan el amor como las cartas de naipes que los congregan en una noche que tiene como soundtrack a Elvis Presley.

'De qué hablamos cuando hablamos de amor' se vuelve a presentar este viernes y sábado a las 20:30.

Al final los espectadores se llevan una sorpresa emocional, ya no con los personajes, sino con los actores, quienes desnudan sus secretos para hablar de lo que algunos conocen como amor. Y luego de esto, lo más seguro es que las luces encendidas pesquen a algún espectador con una lágrima fuera de lugar.

Se trata de una propuesta teatral escrita por un dramaturgo local, José Miguel Flores, que además abre la sala de teatro de una academia que desde el 2017 viene formando a actores para cine, teatro y televisión. La Monaa espera a su público este viernes y sábado a las 20:30, en la últimas funciones de la obra De qué hablamos cuando hablamos de amor. (O)