Ecuavisa ha logrado su objetivo. En varias cuentas de farándula y medios, a diario, las vivencias dentro de la casa en El poder del amor han captado la atención de la teleaudiencia. Si bien hasta el momento han eliminado a dos concursantes, entre ellos la ecuatoriana Andreína Bravo, quien ya retornó al país, la polémica dentro del estudio continúa y cada día con nuevos protagonistas.

En el programa de este miércoles 1 de septiembre, el actor y youtubero ecuatoriano Don Day ha logrado, con su cambio de actitud, que las participantes se interesen de nuevo en él. La bailarina puertorriqueña Andrea Ruíz y la hondureña Griss Romero, quien ingresó esta semana luego de la eliminación de Bravo, conversaron con él y le confirmaron que su personalidad y carisma les ha atraído desde que lo conocieron.

Romero citó al ecuatoriano al cuarto rojo. Allí tuvo la oportunidad de hablar con el guayaquileño y decirle que quería seguirlo conociendo. Asimismo, Ruiz le dijo a Don Day que ella ha estado interesada en él desde que lo conoció, por su forma de ser.

La producción que se desarrolla en Turquía realizó en su programa de ayer (miércoles 1 de septiembre) una actividad para reducir tensiones dentro del estudio. Claudio comenzó una dinámica para esposar a dos personas de cada casa y terminar con el distanciamiento entre ellas.

Del grupo de mujeres, Claudio esposó a la colombiana Melissa Gate y la salvadoreña Elizabeth Cader. Ellas habrían discutido por el interés que mostró Gate por el peruano Austin Palao, con quien ya ha compartido en varias ocasiones Cader.

Mientras que del grupo de hombres, los elegidos por la presentadora fueron el músico panameño Miguel Melfi y el actor colombiano Sebastián Tamayo. La finalidad del ejercicio era que los participantes terminaran con las discusiones que los han distanciado, sin embargo, en la casa de los hombres esto no fue así.

El comediante boliviano Andrés Salvatierra, quien se ha acercado sentimentalmente a la ecuatoriana Mare Cevallos, luego de esta actividad volvió a insistir a ambos compañeros en que hicieran las paces y aceptaran quién decía o no la verdad. La conversación nuevamente abordó el hecho de un supuesto beso entre Cevallos y Melfi. “Tú llegaste y me dijiste que Mare te había comido la boca, que se habían besado (...). Yo no voy a pedir disculpas, porque no he mentido. Si de verdad la producción tiene pruebas, que las muestren, porque no voy a quedar como un mentiroso”, sostuvo Tamayo.