El papa Francisco reconoció el martirio de Richard Henkes, sacerdote de la Sociedad del Apostolado Católico, nacido en Ruppach, Alemania, el 26 de mayo de 1900 y asesinado por los nazis en el campo de concentración alemán de Dachau el 22 de febrero de 1945, señala Aciprensa en una publicación.

El pontífice firmó el decreto por el que el padre Henkes será proclamado beato el viernes 21 de diciembre, durante la audiencia que concedió al cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos.

Richard Henkes destacó por su oposición y condena del nazismo en la Alemania de los años 30 y 40 del siglo XX. De hecho, fue uno de los sacerdotes alemanes que con más fuerza se expresó en contra de las acciones del régimen nazi.

El portal religioso afirma que sus valientes predicaciones lo pusieron en la mira de los nazis, que lo detuvieron en 1938, aunque posteriormente fue liberado. En 1943 volvió a ser detenido y, esta vez, lo enviaron al campo de concentración en Dachau, donde conoció al futuro cardenal Josef Beran, también prisionero en Dachau.

El religioso Henkes murió mártir en el campo de concentración y su proceso de beatificación comenzó poco tiempo después. Tras un largo periodo de paralización del proceso, la causa se reanudó en el 2000, y en 2002 fue proclamado siervo de Dios. Ahora, con el reconocimiento de su martirio, se espera su proclamación como beato. (I)