La avenida León Febres-Cordero, que atraviesa la parroquia satélite La Aurora (Daule), entre La Puntilla (Samborondón) y el sector de Pascuales (Guayaquil), se mantiene con un escenario complicado para el paso vehicular a causa del mal estado de la calzada.

En un recorrido realizado por este Diario se contaron alrededor de 600 baches entre ambos sentidos de la avenida León Febres-Cordero, que tiene una longitud de siete kilómetros aproximadamente que congregan urbanizaciones, plazas comerciales y espacios de servicios básicos. El temporal invernal, según conductores, ahonda las complicaciones para circular y aumenta el número de estos hundimientos.

Por ello, choferes ansían que se agilicen los trabajos de readecuación para poder tener una vía mejorada, puesto que este escenario ha sido persistente por lo menos desde hace dos años.

Publicidad

El 8 de febrero anterior se anunció la autorización del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) a la Prefectura para intervenir la vía de La Aurora, de forma mancomunada.

A diario, decenas de autos livianos de urbanizaciones asentadas en la zona se movilizan por la parroquia y se dirigen hacia cantones aledaños, asimismo vehículos pesados con carga ingresan desde otras provincias, a través del Puente Alterno Norte (PAN), con dirección al sur de Guayaquil.

Publicidad

En medio de una lluvia reciente y la baja visibilidad, el viernes 16 de febrero, choferes de vehículos y camiones pesados caían o trataban de evitar caer recurrentemente en los baches que se han formado en distintos tamaños, entre pequeños, medianos y grandes.

En determinados tramos, los choferes obligadamente disminuían la marcha a fin de evitar mayores afectaciones en sus automóviles, puesto que se vuelve inevitable cruzar huecos que se extienden de manera longitudinal y a lo ancho de los carriles.

Ministro Roberto Luque: Nuestro objetivo es dejar adjudicado el proyecto del quinto puente dentro de la administración

Por ejemplo, en la zona ubicada frente a Villa Club hay más de una treintena de huecos que se ubican en seguidilla. Por esta situación, algunos choferes realizan maniobras en forma de zigzag para sortear los huecos, a pesar del alto flujo de camiones y buses que circulan en los carriles restantes.

Publicidad

Un escenario parecido se presentaba entre el ingreso al Condado Vicolinci y Palmora Plaza con la formación de huecos en tramos cortos. Por las lluvias, algunos espacios permanecen con acumulación de líquido y se complica su visualización por parte de choferes.

Baches de diversas dimensiones se presentan en La Aurora. Foto: José Beltrán

Al cruzar por la cabecera de la parroquia La Aurora, los carriles cercanos a las aceras de ambos sentidos permanecen con agua acumulada por el desnivel que ha provocado el desgaste del asfalto en esas zonas. Allí se han formado pequeños y medianos charcos que son evitados por buses y automóviles.

Estos charcos generan dificultades a los peatones para tomar los buses de transporte público que circulan en la zona, puesto que en algunos casos las unidades no se acercan a la acera por la acumulación de agua y los usuarios deben saltar o cruzar los tramos de agua empozada.

“En las lluvias se mantiene el agua por días y días, y cuando no llueve toca aguantar el polvo”, lamentó Roberto Peñafiel, trabajador que frecuenta la zona.

Publicidad

De igual manera, en el puente Vicente Rocafuerte, que une La Aurora con Pascuales (Guayaquil), en ambos sentidos hay alrededor de una veintena de baches. Algunos de estos se concentraban a lo ancho del carril central, por lo que los autos también realizan maniobras para evitar caer en estos hundimientos.

¿Qué alternativas de vías construyen y proyectan los municipios para mitigar el tráfico que soporta la carretera La Aurora-Samborondón-Salitre?

Augusto Arteaga, conductor que llega desde Guayaquil por motivos laborales, comentó que los viajes en esta avenida se tornan “un dolor de cabeza” por la serie de baches. Frente a ello, insistió en que se agilice una intervención que deje la vía expedita.

“Siendo una vía tan importante no es posible que no le den la atención del caso. Todo el tiempo ponen remaches, pero nada que se prolongue con el tiempo para ya no tener tanto bache”, expuso.

Agregó que estas formaciones en puntos de alto tráfico, como el puente Rocafuerte, también vuelven más lento el tráfico en las denominadas horas pico, tanto de ingreso como de salida de La Aurora.

“Si caigo en uno de esos se me dañan los amortiguadores, eso vale como $ 50 en este auto”, lamentó el hombre.

En meses anteriores se han dado intervenciones de cuadrillas del ministerio del ramo, que tiene la competencia vial, e incluso por iniciativa privada a través del cabildo se han realizado bacheos, sin embargo, con el paso de las semanas el problema reaparece.

El 8 de febrero anterior, la Prefectura anunció que se dio una reunión de la prefecta Marcela Aguiñaga con el ministro del ramo, Roberto Luque, para concretar la autorización de intervención en la vía de La Aurora. “Trabajaremos de manera mancomunada con el MTOP y la Alcaldía”, expuso el gobierno provincial, sin ahondar en más detalles.

Hasta la semana anterior no se observó maquinaria que realice trabajos. (I)