Más de 2.400 árboles nativos se sembraron en varias zonas de Guayaquil durante el pasado fin de semana.

Una de las actividades, denominada Siembratón, estuvo liderada por la Dirección de Ambiente, Sostenibilidad y Cambio Climático del Municipio y contó con la participación de ciudadanos y representantes de empresas públicas y privadas.

En total, en siete áreas protegidas se sembraron 2.000 árboles.

En el bosque protector Cerro Paraíso se plantaron más de 500 árboles de roble, ceibo, pechiche, palo santo, algarrobo, saiba, entre otras especies. Asimismo, en Bosqueira se sembraron 400 árboles y en Cerro Colorado, otros 300.

Publicidad

En la Prosperina, en cambio, se ubicaron 350 árboles y en Palo Santo, 250 más. En Samanes 1 y Cerro Blanco se hizo lo mismo con 100 árboles.

Esta actividad buscaba incentivar la cultura sobre la importancia de conservar y reforestar los espacios naturales de la urbe, detalló el cabildo.

Por su parte, María Fernanda Rumbea, directora de Ambiente, dijo que se pretende reforestar y restaurar el ecosistema del bosque seco tropical, que se encuentra amenazado por los asentamientos irregulares, quemas agrícolas descontroladas y falta de conciencia ambiental.

“Durante cuatro años trabajamos con la empresa privada para reforestar cuatro hectáreas de Bosqueira que en una sola noche desaparecieron por el incendio que se dio (días atrás). Lamentablemente, nuestras especies se ven afectadas; encontramos roedores, reptiles y vegetación que fue calcinada, y por eso esto es una oportunidad de restaurar Guayaquil”, explicó.

Especialistas levantan información sobre fauna silvestre afectada tras incendio forestal en el Bosque Protector Bosqueira, en Guayaquil

La Dirección de Ambiente estará a cargo del cuidado de los árboles en las cinco áreas naturales que dependen del cabildo, y en coordinación de Probosque y Espol queda igual tarea con las especies del Cerro Blanco y Prosperina, respectivamente.

Este lunes estaba prevista una mesa para analizar medidas concretas para contrarrestar los incendios forestales, que en su mayoría son causados por acciones humanas.

Publicidad

Otra actividad en la vía a la costa

Un total de 420 árboles, entre olivos, guayacanes y acacias, también se sembró en la ciclovía de la vía a la costa.

La Dirección de Áreas Verdes del Municipio local llevó a cabo esta penúltima plantación de árboles del año en la ciudad.

El evento, organizado por la Dirección de Áreas Verde, también contó con la participación de representantes de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado (Emapag), Agencia de Tránsito y Movilidad, Comisión de Tránsito del Ecuador, moradores e integrantes de otras organizaciones.

La directora de Áreas Verdes, Alexandra Rivadeneira, dijo que estos árboles “brindarán sombra y cobijo para las especies de fauna silvestre urbana de Guayaquil, y constituyen parte de la construcción de esa malla verde dentro del Plan de Arborización, que permita crear corredores biológicos que interconecten con las áreas verdes protegidas y, de esa forma, ayudar a convertir a Guayaquil en una ciudad sostenible”.

La semana pasada, Rivadenera indicó que la ciudad cuenta con un patrimonio natural urbano de 100.000 árboles y que supera el índice marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). (I)