El secuestro y asesinato de un conductor de la cooperativa Panorama, en Durán, causa conmoción social. Sus colegas, conductores de buses en Guayaquil, denuncian también casos de extorsión con el cobro de las denominadas vacunas, además de robos que viven día a día en las unidades.

Según detallaron las primeras investigaciones, el conductor Jimmy Chuchuca Coronel fue raptado la noche del jueves cuando concluía su último recorrido en la quinta etapa de El Recreo, cerca de la estación. Esto quedó registrado por la cámara de seguridad del bus. Dos días después apareció su cuerpo en el kilómetro 12 de la vía Durán-Tambo.

Detienen en Guayaquil a dos sospechosos del secuestro, tortura y asesinato de un hombre

Conductores de Guayaquil, que prefirieron omitir su identidad, expresaron hay un incremento de casos de extorsión con el pago de vacuna; además de que sujetos se suben a las unidades a robarles a los pasajeros.

Publicidad

Algunos detallaron que pagan una “vacuna” de entre $ 20 o $ 30 mensuales por cada bus.

“Uno paga mensualmente la ‘vacuna’ con el discurso de que va a tener seguridad, que va a trabajar tranquilo. Y, a fin de cuentas, igual se suben a robar a los pasajeros. Y uno les reclama y salen con el cuento de que esos manes no son de aquí; se me quieren meter”, explicó uno de los transportistas.

Ellos revelaron que al menos 30 cooperativas que tienen base en el noroeste, como en Monte Sinaí, La Ladrillera, Ciudad Victoria y Pascuales, se han visto obligadas a pagar las mencionadas ‘vacunas’.

“No podemos hacer nada nosotros. Pedimos ayuda a la Policía. Hemos puesto denuncia; los pasajeros también ponen sus denuncias, pero necesitamos más control en las avenidas, al menos en las avenidas principales y sitios estratégicos por donde escapan estos sujetos, como Metrópolis, Vergeles; más iluminación”, comentó uno de los conductores.

Publicidad

Pasajeros también indicaron que sería importante que se implemente mayor vigilancia, incluso dentro de las unidades, para que así quede registrado y se dé alerta temprana ante el inicio de un asalto.

Conductores de varias líneas de transporte piden intervención policial continua en vías del norte y noroeste como la autopista Narcisa de Jesús, la vía a Daule y avenida Perimetral. Foto: El Universo. Foto: El Universo

“Queremos que ya se pongan cámaras de seguridad, porque los policías piden pruebas, y adentro del bus solo tenemos testigos. La gente a veces ni hablar quiere, porque los ladrones ya los ubican; cogen bus en el mismo sector. Entonces, necesitamos más protección policial en paraderos, en buses”, manifestó una pasajera de la línea 132, que hace el recorrido Monte Sinaí-Terminal Terrestre.

Asímismo, pasajeros de las unidades que circulan por el norte y noroeste denunciaron que los asaltos continúan en las vías como la avenida Perimetral, Casuarina, vía a Daule y la autopista Narcisa de Jesús.

Entre esas están las líneas 118, 132, 154, 70 y las rutas que van hacia Pascuales. En una de estas rutas se registró un muerto y un herido en el último ataque por robo hace tres semanas en la autopista Narcisa de Jesús. Allí, delincuentes dispararon luego de que un uniformado intentó evitar el robo.

Publicidad

Uniformados y personal del Cuerpo de Bomberos acudieron la noche del pasado 30 de agosto a auxiliar a heridos en una balacera dentro de un bus por un intento de robo. Foto: Cortesía.

“No digas nada, solo dame el celular y la billetera. Mi pana, el que está allí, adelante, es chonero (miembro de la banda delictiva) y tiene un arma. Apúrate”.

Así sorprendió disimuladamente un joven a una mujer que iba sentada del lado de la ventada en el bus de la línea 70, mientras la unidad circulaba al inicio de la autopista Narcisa de Jesús, por la oreja vial de la avenida Francisco de Orellana, en el norte de Guayaquil.

Ella comentó que los dos sujetos se subieron como si hubiesen sido vendedores ambulantes, pero cada uno se sentó junto a un pasajero diferente.

“Aprovecharon que esa zona es desolada para empezar a amenazar. Yo no tenía celular, porque ya me habían advertido de los robos; les mostré mi bolso. Y siguieron con otro pasajero. Se llevaron como tres celulares y billeteras, dinero”, recordó la mujer, que vive en Mucho Lote. (I)