Un recorrido sorpresa en el hospital Los Ceibos desarrolló este viernes 18 el vicepresidente Alfredo Borrero para conocer las bodegas de medicamentos e insumos, conversar con familiares de pacientes, con médicos y autoridades de ese hospital centinela del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Estas visitas a hospitales se desarrollan desde la primera semana para conocer la realidad de cada centro de salud ante una evidente crisis de escasez de insumos, medicamentos y hasta equipos hospitalarios, según lo han denunciado pacientes y profesionales de la salud que laboran en esos hospitales de varias ciudades del país como Quito, Cuenca, Manabí y Guayaquil.

El vicepresidente indicó que han visto que la historia es la misma en cada hospital: los pacientes tienen que salir a comprar los medicamentos, no hay insumos, no hay equipos. “No se compran con prioridad las cosas, si no que se compran sin ninguna sistemática los insumos en los hospitales, nosotros vamos a hacer un análisis de todos y cada uno de ellos y vamos a iniciar un proceso de remediación”, comentó Barrero.

Añadió que otro problema es que han encontrado en los recorridos a hospitales son lotes de medicamentos caducados.

Publicidad

“La semana pasada que estuvimos en Cuenca encontramos una bodega con medicamentos e insumos (caducados). La anterior semana que estuvimos en el hospital Teodoro Maldonado Carbo también encontramos una bodega con equipos caducados, así que eso debemos impedir, porque ese dinero nos pertenece a todos los ecuatorianos. Y algo fundamental es que se va a erradicar la corrupción, es una decisión del presidente de la República, Guillermo Lasso. Hemos pasado momentos y años en que la salud ha sido una moneda de canje y la salud debe ser lo principal”, expresó.

Este viernes el vicepresidente recorrió el hospital Los Ceibos, dijo que sí halló medicina pero que se pidió un análisis de compras para saber qué no más han adquirido últimamente. “Este es un hospital inmenso, nuevo, lamentablemente no tiene ni el 50% de ocupación, lo que preocupa mucho porque hay pacientes que se mueren sin tener una cama. No hay pacientes, lo cuál nos llama la atención, nos dicen que el hospital está dividido por atención COVID-19. Lo que estamos pidiendo de favor es que nos hagan un análisis, un presupuesto de 80 millones de dólares al año, con aproximadamente 2.600 trabajadores en el hospital”, indicó el vicepresidente.

Borrero acotó que otro problema a nivel general es que hay equipos dañados en algunos hospitales como los tomógrafos. “Hemos visto que se compran los equipos y por arte de magia a los pocos días dejan de funcionar. Se desaparece la tarjeta o algún accesorio. Los equipos deben funcionar las 24 horas. En algunos hospitales llevan años sin funcionar los equipos y por eso los pacientes deben salir a nivel privado”, comentó.

Agregó que para este lunes se tiene previsto la creación de mesas técnicas de trabajo con representantes de la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud (Acess), del Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop) junto con técnicos expertos del Ministerio de Salud (MSP) y del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Él comentó que allí se hará un levantamiento de necesidades de los hospitales para iniciar el abastecimiento respectivo.

En exteriores de los hospitales en Guayaquil, decenas de familiares de pacientes lamentan el tener que comprar de su bolsillo las recetas de medicinas e insumos que no tienen, esto desde pacientes catastróficos que llevan un tratamiento hasta pacientes que llegan por accidentes o emergencias por enfermedad.

Entre los productos que más envían a comprar, según afectados, son gasas, vendas, catéteres, sondas, pañales, protectores de cama, guantes de manejo y estériles, protectores estomacales como omeprazol, anestésicos, antibióticos, reactivos para exámenes de laboratorio, insumos de limpieza, medicinas para tratamientos de enfermedades catastróficas como cáncer, VIH, enfermedades renal crónica, entre otros más.

Publicidad

Los hospitales que fueron los primeros en recorrer fueron el Guasmo Sur y el Abel Gilbert Pontón. Allí la ministra de Salud, Ximena Garzón, y el vicepresidente Alberto Borrero constataron que pacientes salían a comprar a las farmacias los medicamentos e insumos. Algunos familiares de pacientes también se les acercaron a explicar la situación.

Día a día la situación se repite, familiares de pacientes del hospital Abel Gilbert comentaron que muchas veces dejan de comer ellos para comprar alguna medicina para sus pacientes, o que les toca pedir prestado para entregarle al personal de salud sus requerimientos que casi son a diario. Al frente de ese hospital las personas hacen fila en las farmacias para comprar esos medicamentos, piden con urgencia a las autoridades se empiece a corregir esta situación.

Escasez en centros médicos

Los centros de salud del MSP son otros sitios en que se evidencia la crisis del sistema de salud, ya que no hay las suficientes vacunas para los bebés, no hay personal de salud como se debería, y tampoco hay los medicamentos, indicaron usuarios de estos centros a este Diario. En recorridos realizados en días anteriores, padres de familias se mostraron inconformes ya que las vacunas neumococo, pentavalente, rotavirus y hasta las pruebas del talón para recién nacidos están escasas en los centros. Muchos lamentaron haber recorrido más de tres centros de salud sin haber conseguido la inmunización para sus bebés.

Otros hospitales

Borrero también recorrió los hospitales de Solca y el de niños León Becerra, en Guayaquil. “Nosotros vamos a apoyar a Solca, vamos a revisar las deudas del IESS que son menos, más tiene el Ministerio de Salud Pública, se tiene que pagar, veremos la forma cómo hacerle los servicios prestados, Mientras que el hospital león Becerra es un hospital subutilizado, es un lindo hospital, pequeño que tiene todos los servicios pero no tiene pacientes, mientras que en el ministerio de salud pública no hay camas, las familias se quedan afuera esperando para hacerles atender a sus niños”, dijo. (I)