Un balcón puede tener diversos fines que, por falta de visión o esfuerzo, quizás no estemos aprovechando. Puede convertirse en un acogedor lugar para recibir visitas, hacer ejercicio, tomar una bebida caliente, leer un libro o el periódico, tomar el sol o simplemente para relajarnos y hasta tomar una siesta.

El reducido espacio no impedirá que podamos sacarle el máximo partido, para lo cual compartimos algunas sugerencias.

Escoger un estilo (foto inferior). Un look campestre puede nacer con un sombrero de paja, cestas de mimbre y una cesta de fruta de madera. Otra opción puede ser el estilo rústico mediante pequeños muebles de metal forjado.

Aprovecharlo como jardín. Jardineras con arbustos y macetas con flores son elementos valiosos para brindarle un toque natural. Podemos agregar un banco largo de madera y sillas de mimbre que hagan juego.

Publicidad

Crear un paraíso tropical (foto inferior). ¿Y qué le parece un balcón con elevadas plantas de bambú? Lucen como pequeñas palmeras que brindan un sofisticado toque natural. Trate de combinar el color de las cañas con el suelo y el mobiliario.

Utilizar muebles plegables. Los muebles plegables son una idea muy práctica para decorar un balcón pequeño y alargado, ya que podemos doblarlos para evitar que ocupen mucho espacio.

Agregar complementos. Un jarrón con flores, un centro de mesa de madera y candelabros de metal con velas permiten disfrutar de una cena a la luz de las velas en un balcón engalanado.

Tomar en cuenta los colores (foto inferior). Los espacios alegres requieren color. Cojines, manteles, alfombras o un puf pueden transformar un área para hacerla ideal. Sin embargo, también resulta valedero emplear colores neutros.

Utilizar las paredes. El reducido espacio nos obliga a ser creativos, así que las paredes se convierten en un gran aliado para colgar macetas, fotografías o cuadros. Existen paneles con rejillas a lo largo de la pared para sujetar diferentes plantas.

Crear un espacio muy personal (foto inferior). ¿Qué hace falta para convertir el balcón, por ejemplo, en un espacio zen? Creatividad. Piedras en el piso, láminas de madera en el suelo y colgar un columpio adornado con cojines son suficientes para pasar las horas desconectados.

Colgar una hamaca (foto inferior). ¿Ha pensado instalar una hamaca? Puede conseguir una zona superoriginal que será la envidia de sus invitados. Cree su espacio dándole importancia a los tejidos, la iluminación y la zona de confort. En esta área lo han conseguido mezclando dos colores muy relajantes, blanco y azul.

Decorar y embellecer (foto inferior). Si su casa tiene un toque contemporáneo, podría ponerla impecable con un diseño moderno y minimalista que juegue con la perfección de la geometría en los espacios. En estos casos el propósito suele ser eminentemente decorativo en lugar de funcional.

Fuente: pisos.com y lavanguardia.com.