La demisexualidad es una orientación sexual poco conocida que cae dentro del espectro de la asexualidad.

La asexualidad es la falta de atracción sexual hacia cualquier persona, sin importar si se desarrolla un vínculo emocional o una relación romántica entre ambos. Las personas demisexuales, por otro lado, pueden llegar a desarrollar atracción sexual hacia otros siempre y cuando se haya establecido un vínculo emocional primero.

La diferencia que caracteriza a las personas demisexuales es que formar un vínculo es obligatorio, pues su estímulo sexual son las relaciones afectivas, mientras que para el resto de personas que no entran en el espectro asexual, querer formar una relación antes de tener relaciones sexuales es opcional.

Sin embargo, el tener una relación emocional o romántica con otra persona no le garantiza a las personas demisexuales que lleguen a sentir la atracción sexual.

El sitio web Salud Mapfre recoge estadísticas de un estudio la AVEN (Red para la Educación y la Visibilidad de la Asexualidad) que explican las preferencias sexuales de las personas demisexuales entrevistadas:

  • El 30% siente inclinaciones sexuales.
  • El 54% muestra indiferencia hacia ellas.
  • El 16% asegura sentir repulsión

La sexualidad es un espectro amplio en el cual cada persona se identifica de forma diferente, pues cada uno tiene preferencias al momento de desarrollar relaciones emocionales y demostrar su atracción sexual.