Las plantas sirven como un gran elemento decorativo, incluso aportan beneficios para el ser humano, como la purificación del oxígeno; pero algunas podrían significar un riesgo para las mascotas, como perros y gatos, debido a la toxicidad de ciertas plantas.

Según la protectora Humane Society, hay “más de 700 plantas que han sido catalogadas como venenosas, es decir, producen sustancias fisiológicamente activas o tóxicas en cantidad suficiente como para causar efectos nocivos sobre los animales”.

Garden Knowhow recomienda evitar las plantas con:

  • Savia lechosa
  • Hojas brillantes
  • Semillas amarillas o blancas
  • Plantas con forma de paraguas

Estas son algunas de las características más comunes a tener en cuenta y deberían ser lo suficientemente fáciles de detectar. Sin embargo, es aconsejable preguntar a quien se las vayas a comprar si son aptas para animales.

Las plantas tóxicas para perros y gatos

La Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA) indica que tendrías que tener especial cuidado con estas plantas, ya que son bastante comunes en las casas:

  • Lirios o azucenas: pueden ser tóxicas tanto para perros como para gatos.
  • Azaleas y rododendros: suelen ser más comunes en parques y jardines. Toda la planta es tóxica, especialmente las hojas.
  • Aloe: muy común en jardines y saludable para los humanos, causa irritación de mucosas y piel en las mascotas.
  • Palma Sago o falsa palmera: es altamente tóxica para los animales pequeños.
  • Tulipanes: pueden causar molestias en el estómago.
  • Hortensias: pueden llegar a ser muy tóxicas y además contienen cianuro.
  • Adelfas: son extremadamente tóxicas para animales y humanos.
  • Narcisos: pueden causar dolor de estómago si son ingeridos.

Los perros y gatos tienen la costumbre de depender de la naturaleza para el alivio de sus molestias o problemas de salud, buscando plantas que muchas veces se encuentran en nuestros mismos jardines.

Si tu mascota presenta síntomas de intoxicación, no intentes inducir el vómito, porque puedes producir un empeoramiento de su cuadro clínico. No le des leche a los animales intoxicados o envenenados, ya que la leche no es un antídoto contra este tipo de envenenamiento. (I)