El hígado es considerado uno de los órganos más importantes del cuerpo debido a las funciones que cumple. Almacena nutrientes que asimila el intestino, mantiene la coagulación para evitar que sangremos demasiado con una herida, segrega bilis, desintoxica el organismo, entre otras funciones.

Hay diversos tipos de células en el hígado, pero cuando empiezan a crecer descontroladamente pueden provocar tumores de tipo benignos (no cancerosos) y malignos (cancerosos), según recuerda la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

Cinco tipos de cáncer que son resultado de una mala alimentación

Generalmente, los síntomas y signos del cáncer de hígado aparecen cuando la enfermedad está avanzada, por eso es importante poner atención y buscar asesoría médica apenas aparezcan. Estos son algunos que no necesariamente significa que sean cáncer, también pueden deberse a otras afecciones; de ahí que todo deberá consultar con su médico:

  • Pérdida de peso y apetito
  • Come poco pero siente llenura
  • Vómitos o náuseas
  • Acumulación de líquido en el abdomen
  • Picazón
  • Piel y ojos toman coloración amarillenta
  • Elevados niveles de calcio en la sangre
  • Cansancio o debilidad por bajos niveles de azúcar en la sangre
  • Aumenta el tamaño de los senos o disminuye el de los testículos
  • Altos niveles de glóbulos rojos y de colesterol

“Las personas que tienen hepatitis crónica o cirrosis pueden sentirse peor de lo habitual o solo presentar cambios en los resultados de los análisis de laboratorio, como en las pruebas para evaluar la función del hígado o para medir los niveles de alfafetoproteína (AFP)”, se indica en la publicación. (I)