Hacer “compras inteligentes” es una meta financiera de todos. Una compra inteligente es aquella que cumple las expectativas del consumidor. No se trata de conseguir un producto barato, sino uno eficiente e ideal.

Compras de manera inteligente cuando:

· Es algo necesario y útil.

· Logras balance entre calidad y precio.

Publicidad

También se deben tener en consideración las finanzas personales antes de realizar las compras. “Para mantener equilibradas las finanzas personales es necesario seguir un proceso entero, que involucra la planificación, la autoevaluación, el establecimiento de objetivos, la ejecución de ciertas actividades, el monitoreo, la evaluación y medición de nuestros movimientos”, comenta el decano y docente de Finanzas de la Universidad del Río, Francisco Parodi.

El sitio especializado en finanzas Cuida tu Futuro recomienda analizar qué producto es el más barato, pero también qué ofrece cada uno y si existe una relación proporcional entre calidad y precio.

Además, se puede anotar lo que esperas de esa compra y el presupuesto disponible.

· Precio: costo total, incluyendo impuestos, gastos de envío (si aplica) o descuento por pago en efectivo.

· Características: lo que más te importa. En unos casos vale la pena pagar más por algo de mejor calidad que dure más o rinda mejor.

· Lugares: sitios donde hay lo que buscas, tomando en cuenta su ubicación.

Publicidad

“La inversión supone una generación de beneficio a futuro. Bajo mi creencia, las inversiones más convenientes son las que permiten una generación de beneficios más sostenibles, como la educación, porque representa una mejora de beneficios que son sostenibles en el tiempo”, recalca Parodi.

Otras recomendaciones

· No te dejes llevar por ofertas como 2 x 1 o el segundo ítem con descuento. Compra solamente lo que saliste a buscar.

· Anda al supermercado después de comer, para que no tengas “tentaciones” en los pasillos.

· Para cosas grandes, como un auto, electrodomésticos o muebles, siempre hay descuentos en una temporada del año.