Unos $ 225 millones para la terminación del Proyecto Multipropósito Baba recibió la sucursal ecuatoriana de la constructora brasileña OAS Ltd., investigada en su país por corrupción y lavado de activos, proceso en el que su exasesor contable reveló el desvío hacia Andorra (suroeste de Europa) de $ 9,1 millones de los fondos recibidos por OAS Ltd. en Ecuador.

Esta compañía fue contratada por Hidrolitoral S.A. en el 2010 para que concluyera la central hidroeléctrica Baba, luego de que el Gobierno declarara en el 2008 la terminación unilateral del contrato suscrito en el 2006 con la constructora brasileña Norberto Odebrecht, también investigada por corrupción en su país.

Desde septiembre del 2008 hasta junio del 2010, Hidrolitoral S.A., administrada por Cristóbal Punina, se hizo cargo del proyecto. Como gerente, Punina firmó el contrato con el apoderado de OAS, Valfredo de Assis Ribeiro, el 3 de junio de 2010. Desde el 17 de junio de 2010, Hidrolitoral S.A. se transformó en empresa pública. La gerenció Carlos Martín González Ronquillo.

La obra se entregó en junio del 2013 y su inversión total alcanzó los $ 550 millones, según afirmó el presidente Rafael Correa en su inauguración. “El proyecto original era de $ 285 millones, ha costado cerca de $ 550 millones”, señaló el mandatario y atribuyó alrededor de $ 50 millones a obras complementarias “de alto impacto positivo para la comunidad”.

Publicidad

Además reconoció que “este proyecto ha costado cerca de $ 200 millones adicionales y es menos eficiente que el original. El embalse tiene 1.000 hectáreas, el original tenía 3.000”.

El contrato con OAS se firmó por $ 130 millones en el 2010. Cuatro años después, Hidrolitoral EP y la brasileña habían suscrito, además del principal, tres contratos complementarios; y el monto alcanzó $ 225 millones, según los reportes financieros de OAS ante la Superintendencia de Compañías.

Ahí constan como ingresos de OAS los pagos hechos por Hidrolitoral de $ 34 millones en el 2010, $ 109,8 millones en el 2011, $ 50,4 millones en el 2012, $ 16 millones en el 2013 y $ 15 millones en el 2014. En estos valores se incluyen reajustes de precios, descuentos y notas de crédito por $ 62 millones.

En los reportes financieros también consta una devolución por más de $ 8 millones que tuvo que hacer OAS a Hidrolitoral, luego de que la Contraloría determinara que Hidrolitoral S.A. había acordado con OAS el pago de valores “excesivamente altos” por el transporte de materiales de construcción.

Los precios acordados en el contrato principal superaban hasta en el 281% los que la misma Hidrolitoral S.A. había pagado a sus contratistas durante los casi dos años que asumió la obra directamente.

En dos auditorías, la Contraloría determinó indicios de responsabilidad civil y penal por más de $ 20 millones, en los que incluía, entre otras irregularidades, que no había motivación para que se declare la emergencia para hacer las contrataciones, además de que se pagó por la construcción de pantallas diafragmas de hormigón plástico “aunque los estudios técnicos realizados con anterioridad habían establecido que estas obras no eran necesarias”.

OAS Ltd. no ejecuta actualmente obras en el país y se encuentra activa. Su representante legal, el bufete Sempértegui Ontaneda, no ha aceptado una entrevista. Tampoco Cristóbal Punina o Carlos Martín González, quienes figuran como gerente y subgerente de Hidronación, unidad que opera la central hidroeléctrica Baba. (I)