Ante la pandemia del coronavirus COVID-19 en el mundo, varios países han ido implementado medidas de confinamiento que han evitado la propagación del virus en sus territorios. En el transcurso de los días se anuncian planes para retomar la cotidianidad.

Uno de los países que se prepara a reabrir ciertos sectores comerciales es Paraguay. El pasado lunes, el presidente de ese país, Mario Abdo Benítez, anticipó que las clases presenciales en establecimientos educativos seguirán suspendidas hasta diciembre.

"La comunidad educativa mueve una gran cantidad de gente y puede ser un sector vulnerable para la propagación del virus. Sabemos que es una decisión sin precedentes", explicó.

Publicidad

Las clases fueron suspendidas desde la segunda semana da marzo y se pidió la colaboración de los padres y docentes para la decisión anunciada. Abdo señaló que trabajarán en el desarrollo de las clases virtuales.

Pese a que los menores de edad no constituyen un grupo vulnerable frente al coronavirus, al Gobierno le preocupa el volumen de personas que deben movilizarse a las clases presenciales.

pic.twitter.com/lWk78qaXDC

El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, agregó que la proximidad de la temporada invernal, época en la que se registra normalmente la circulación de los virus respiratorios que generan un estrés sobre el sistema de salud.

Publicidad

"Esto implicará un riesgo mayor en el contexto de la epidemia", subrayó.

"A pesar de ser un grupo teóricamente menos vulnerable, los niños igualmente pueden contagiarse y eso es un riesgo sobre todo a aquellos que tengan una enfermedad de base", explicó.

Publicidad

En Paraguay se registran 228 casos de COVID-19, 93 recuperados y 9 muertos, lo que lo convierte en los países de Sudamérica menos afectados por la enfermedad. (I)