Pese a las restricciones de viaje impuestas a causa del coronavirus, las parejas extranjeras de ciudadanos españoles o de la Unión Europea (UE) podrán entrar en España si demuestran que mantienen una relación estable y "asimilable a una pareja de hecho".

Según informó este jueves el Gobierno español, las parejas que puedan presentar documentos que acrediten su relación podrán reunirse de nuevo, tal y como aconsejó a principios de agosto la Comisión Europea.

En España, los ministerios de Exteriores y de Interior han acordado un procedimiento para facilitar la entrada en España de parejas extrajeras de comunitarios no casadas y no registradas.

De acuerdo con una campaña del Ministerio español de Exteriores lanzada este jueves por Twitter, el extranjero que desee entrar en España para visitar o residir con su pareja podrá comparecer ante la oficina consular española del país en que se encuentre y presentar pruebas que acrediten documentalmente que se tata de "una pareja estable y duradera, asimilable a una pareja de hecho".

Publicidad

Si la valoración es positiva y obtiene el visto bueno del Ministerio español del Interior, la oficina consular emitirá un "certificado de apoyo" para que el extranjero pueda presentarlo ante la aerolínea.

La campaña advierte de que la decisión final sobre el cumplimiento de los requisitos lo tendrán las autoridades migratorias en el control de entrada a España.

También detalla el tipo de documentos que pueden presentarse para demostrar la relación, como billetes de avión conjuntos, un acta de declaración ante notario, documentos de autoridades locales como "la acreditación de una cita para contraer matrimonio en España, inscripción en el padrón, etc.", destaca el Ministerio español de Exteriores, que advierte de que estos documentos deben estar apostillados o legalizados.

Otras pruebas documentales de que la pareja es real pueden ser, según el Ministerio, contratos de alquiler conjuntos, la titularidad conjunta de una cuenta bancaria, facturas conjuntas, tener la titularidad de bienes en común o incluso una invitación conjunta a eventos familiares como bodas o fiestas.

España da así respuesta a la campaña "Love is not tourism" (el amor no es turismo) lanzada por ciudadanos europeos separados de sus parejas por la imposibilidad de viajar desde que, el pasado marzo, comenzaran a decretarse restricciones a los viajes internacionales.

Desde entonces, los vuelos de retorno que se han organizado desde otros países estaban reservados a ciudadanos europeos o residentes en España, por lo que las parejas extranjeras no podían ni acceder a dichos vuelos. (I)