Según afirma el fundador y CEO de SpaceX, Elon Musk, la primera misión tripulada de su compañía a Marte podría estar a solo cuatro años de distancia, se indica en una publicación del sitio web ABC.

Tras ganar el galardón a personaje del año, otorgado por la editorial Axel Springer, Musk indicó en una entrevista que está "muy seguro" de que Space X llevará humanos al planeta rojo en 2026 o incluso antes, "en 2024 si tenemos suerte", afirmó.

"Pero antes, dentro de dos años, queremos intentar enviar un vehículo sin tripulación", aseguró el magnate, adelantando así la fecha que él mismo anunció en la pasada Convención Anual de la Mars Society en octubre.

Entre los planes de SpaceX está el enviar ambas misiones en la nave reutilizable Starship, una sonda de 50 metros de altura que se lanzará montada sobre un cohete gigante llamado Super Heavy, que también puede ser usado en otras misiones en el futuro. No obstante, actualmente la compañía solo tiene prototipos en pruebas. El más adelantado es el vehículo SN8 («Serie No. 8»).

Retrasos y modificaciones

En la siguiente fase, SpaceX tiene previsto lanzar más alto que nunca el prototipo SN8 con tres motores Raptor (aunque se planea que en el cohete final se integren hasta 30 y que la propia nave tenga otros seis, para poder impulsarse de regreso desde Marte a la Tierra), a una altitud de 12,5 kilómetros, por encima de lo que los otros prototipos han logrado volar hasta la fecha (Starhopper, SN5 y SN6, todos con un solo motor, alcanzaron una altitud máxima de unos 150 metros).

Pero no todo ha fluido fácilmente, ha habido retrasos y las modificaciones están afectando al proyecto: en un primer lugar se planteó lanzar el cohete hasta los 20 kilómetros para, luego, rebajarlo a los 15, si bien en la última prueba se marcaron los 12,5 kilómetros. A estos se suma el que los sistemas del cohete abortaron automáticamente la misión este lunes, dos segundos antes del despegue por motivos que SpaceX aún no ha divulgado.

No es casualidad el hecho de que la compañía haya escogido fechas de dos en dos años: la Tierra y Marte se alinean de forma favorable para los lanzamientos interplanetarios solo una vez cada 26 meses, según Space.com. Por esta razón, este año hemos podido observar el 30 de julio el despegue de la Mars2020, que llevará el nuevo rover de la NASA al planeta rojo; la misión Hope Mars, el primer intento de Emiratos Árabes de alcanzar a nuestro vecino y que salió desde la Tierra el 19 de julio; y el lanzamiento de la Tianwen-1, la sonda china que está en camino desde el 23 de julio con un orbitador, un módulo de aterrizaje y un rover a bordo.

El gran plan de Musk es la creación de una gran base permanente en Marte, con el objetico de que en algún momento se convierta en una o varias ciudades en las que los humanos podrán habitar.

Esta se sería una nueva oportunidad para la humanidad, en caso de que la Tierra ya no sea un lugar habitable debido a algún desastre como un conflicto nuclear o el choque de un gigantesco asteroide. SpaceX se encargaría de transportar la carga y a los humanos, ha indicado Musk en otras ocasiones. (I)