El Centro Internacional de la Papa (CIP) celebra este mes su 50 aniversario tras ser fundado en 1971.

Se trata de un organismo internacional con presencia en más de 20 países de África, Asia y América Latina y el Caribe, dedicado a ofrecer soluciones innovadoras para mejorar el acceso a alimentos nutritivos y asequibles, fomentar el crecimiento sostenible e inclusivo de empresas y empleos, e impulsar la resiliencia climática de los sistemas agroalimentarios de raíces y tubérculos.

El CIP tiene su sede global en Lima, Perú; sin embargo, desde el 2011 Ecuador es la sede regional del organismo para América Latina y el Caribe, que opera desde la Estación Experimental Santa Catalina del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP), ubicada en el cantón Mejía en la provincia de Pichincha.

Papa cosechada en Carchi será utilizada para elaborar cerveza

“Hay que dejar de lado las brechas que separan el campo de la ciudad. La papa es el tercer cultivo a nivel mundial. Fortalecer la agricultura y que los jóvenes no busquen dejar los campos es nuestro objetivo como Ministerio”, sostuvo Tanlly Vera, ministra de Agricultura y Ganadería del Ecuador, durante el acto de aniversario desarrollado en la estación experimental.

Publicidad

Según el MAG, la papa se produce en 10 provincias y 80 cantones de la Sierra ecuatoriana. El 76 % de la superficie es cultivada en áreas menores a 5 hectáreas; y el consumo per cápita para 2018 fue de 25,32 kg. Se estima que 82.759 productores cultivan papa y 250.000 más están vinculadas directa e indirectamente a esta cadena agroalimentaria y es fuente de empleo para 3,5 millones de jornales al año, aproximadamente.

Mientras, Ginya Truitt Nakata, directora regional para América Latina y el Caribe del CIP, subrayó que Ecuador es absolutamente prioritario para el CIP, dada la importancia del país en términos de biodiversidad y potencial para alimentar al planeta en un contexto de cambio climático.

Por su parte, Andrés Andrade, director ejecutivo del INIAP, explicó que desde la sede, en la Estación Experimental Santa Catalina, se coordinan las acciones para los demás países de la región y reveló que actualmente se trabaja en la potenciación de variedades de papa y en proyectos de innovación en camote.

#EcuadorFullPapa, campaña que busca impulsar el consumo del tubérculo en el país

Renán Sadva, representante del Consorcio de Pequeños Productores de Papa (Conpapa) de Chimborazo, resaltó el apoyo que obtuvieron del CIP para desarrollar su marca Delipapa, que ya se encuentra a la venta en distintos mercados y supermercados del país.

Y es que el CIP resguarda y protege más de 350 variedades de papa originarias del país como patrimonio de la humanidad, y en los últimos cinco años el CIP y sus donantes han invertido $ 3,9 millones en soluciones para fortalecer las cadenas de valor de papa, camote y raíces y tubérculos andinos en el país, expresó Horacio Rodríguez Vázquez, representante del CIP en Ecuador.

En tanto, las autoridades resaltaron la necesidad de aumentar la inversión en investigación, desarrollo e innovación para colocar a los sistemas alimentarios sostenibles en el centro de la recuperación de la pandemia del COVID-19. (I)