Tras el dictamen de la Corte Constitucional que dio luz verde al acuerdo comercial entre Ecuador y Costa Rica, pero que al mismo tiempo objetó varios artículos por incurrir en la prohibición establecida en el artículo 422 de la Constitución, “por cuanto el Estado ecuatoriano cede jurisdicción soberana a instancias de arbitraje internacional...”, en el capítulo de protección de inversiones, lo que obliga a renegociar con el país caribeño, el Gobierno aseguró que esta situación no se repetiría con el Tratado de Libre Comercio (TLC) que Ecuador firmó con China y que ya está en poder de la CC para su revisión.

Tanta seguridad se basa en que el acuerdo entre el gigante asiático y Ecuador, firmado de manera virtual y simultánea el 10 de mayo en Quito y el 11 de mayo del 2023 en Pekín, no contiene las áreas determinadas como problemáticas por la Corte en el acuerdo con Costa Rica, en este caso el capítulo de inversiones, según aseguró a este Diario el ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Daniel Legarda.

Objeciones de la CC al acuerdo con Costa Rica generan críticas del Gobierno y preocupación por futuras revisiones a otros tratados

Pero, ¿por qué el acuerdo con China no contempla está área?

Publicidad

Desde el Viceministerio de Producción se explicó que el acuerdo comercial con China es un acuerdo de primera fase; es decir, establece compromisos y condiciones básicas para facilitar el comercio entre las partes.

Este acuerdo marca un inicio crucial en la relación comercial entre las dos naciones, enfocándose primordialmente en el acceso al mercado. La esencia de este acuerdo reside en establecer compromisos y condiciones esenciales para impulsar el comercio bilateral, en especial en áreas como la eliminación de aranceles y la mejora del acceso a mercados específicos.

La cartera de Estado agregó que en Ecuador la prioridad reside en facilitar este acceso al mercado chino, respondiendo a las necesidades inmediatas de las empresas locales. Por lo tanto, temas más amplios, como el comercio de servicios y protección de inversiones, se han dejado como opciones a futuro.

Publicidad

Ecuador ya tomó contacto con Costa Rica para subsanar observaciones de la Corte Constitucional y ratificar acuerdo comercial

”La ventaja de este enfoque en la primera fase es la agilidad en la implementación de partes críticas de la negociación, permitiendo beneficios inmediatos para las economías involucradas. A su vez, sienta las bases para futuras negociaciones más detalladas y exhaustivas, garantizando que las prioridades actuales de Ecuador se aborden de manera efectiva y directa”, indicó el viceministerio.

Según información del Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, el TLC con China es el primer acuerdo comercial que Ecuador suscribe con un país asiático.

Publicidad

Para este proceso de negociación, se llevaron a cabo cuatro rondas y varias reuniones técnicas, desarrolladas durante los meses de abril a diciembre de 2022, de manera virtual que contemplaron un total de 17 disciplinas, incluidas un capítulo de comercio electrónico, por lo que es considerado un acuerdo de última generación por ambas naciones. De hecho, Ecuador es el primer país latinoamericano en incluir un capítulo de esta índole en un tratado comercial con el gigante asiático.

En materia de bienes, si se toma en cuenta el último año cerrado, el intercambio comercial entre ambos países alcanzó alrededor de los $ 12.000 millones en el 2022.

En ese año las exportaciones ascendieron a $ 5.823 millones, destacándose productos como el camarón, el concentrado de plomo y cobre, otros productos mineros, banano, balsa, madera y sus elaborados, cacao, entre otros. Se registraron importaciones por un monto aproximado de $ 6.353 millones en productos como: manufacturas de metales, automóviles, teléfonos celulares, computadoras, máquinas y sus partes, entre otros.

Daniel Legarda: Nuestra meta es que el acuerdo con Costa Rica se encuentre listo para ser enviado a la nueva Asamblea bajo esta administración

Mientras, que de enero a mayo de este año, la última cifra oficial disponible a través del Banco Central, las exportaciones no petroleras y no mineras al país asiático ascendieron a $ 2.114 millones, con un crecimiento del 17 % si se compara con el mismo periodo del año anterior, confirmando para ese país el estatus como el primer destino y socio comercial de Ecuador, pese a tener una balanza negativa de $ 244 millones debido a que las importaciones de Ecuador desde ese país fueron de $ 2.358 millones, aunque esto representó $ 182 millones menos que lo importado de enero a mayo del 2022.

Publicidad

En tanto, a decir del propio ministro Legarda, no se podría prejuzgar el resultado de la revisión de este acuerdo por parte de la CC basándose en el accionar que mostraron los jueces con el tratado entre Ecuador y Costa Rica, pues “los dictámenes de la Corte se realizan caso por caso”.

Sin embargo, hay otros acuerdos que más adelante también necesitarían el visto bueno de la Corte y sí incluirían un capítulo de protección de inversiones como el que se plantea iniciar con Canadá. En este caso, Francisco Rivadeneira, ex ministro de Comercio Exterior y actual representante de la Corporación de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Corpei), en Quito, advirtió que el dictamen de la Corte en el acuerdo de Costa Rica podría afectar a otras negociaciones como con Canadá, porque ese país le da mucha importancia a la protección de inversiones por los intereses que tiene dentro de la minería.

Por ejemplo, las canadienses Dundee Precious Metals Inc. y Lundin Gold manejan las minas Loma Larga y Fruta del Norte, respectivamente.

En marzo pasado, durante la Convención de la Asociación de Prospectores y Desarrolladores de Canadá (PDAC por sus siglas en inglés) en Toronto, Canadá, en donde participó Ecuador, Nathan Monash, presidente del directorio de la Cámara de Minería del Ecuador, aseguró que “a partir del segundo semestre de 2019, dos minas a gran escala iniciaron sus operaciones en Ecuador. Desde entonces, la industria ha exportado alrededor de $ 6.000 millones”. (I)