La pandemia impactó al mundo en todo aspecto, especialmente el económico. La Encuesta de Remuneraciones 2020 de PwC Ecuador reveló que luego de una contracción de la economía, que llegó casi al 11%, el 42% de empresas en el país indicó que no incrementaría los sueldos y el 50% no lo definió. Estos factores crearon un contexto en el que contar con un respaldo para enfrentar la crisis, bajo el esquema de un fondo de emergencia, toma mayor relevancia.

Se trata de una reserva económica que debe estar destinada a gastos imprevistos como por ejemplo una enfermedad grave, pérdida de empleo, etc. “Debe estar conformado por una cantidad de dinero independiente al ahorro mensual, pues su objetivo principal es cubrir emergencias, sin afectar las finanzas habituales”, asevera Elizabeth Arellano, ejecutiva del programa de educación financiera Aprende de Produbanco.

José Arturo Maldonado, coordinador de Marketing de la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE), asegura que en Ecuador hay poca cultura de ahorro y tener un fondo de emergencia debe ser una prioridad. “Lo principal es cubrir los gastos del hogar y, si hay posibilidad, con disciplina crearlo, es un tema de prevención”, dijo Maldonado quien considera que un seguro de salud también es un tipo de fondo de emergencia.

“Si no estamos acostumbrados a ahorrar, se podría empezar con el 3% o el 5% del ingreso mensual y poco a poco subir hasta llegar al 10% recomendado”, explica Christian Morán, docente de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES).

El instrumento financiero más adecuado para un fondo es una cuenta de ahorro exclusiva, donde se transfiera de forma automática el dinero depositado. Como la plataforma digital Metas de Banco Guayaquil, donde los clientes definen el objetivo, monto y el plazo del ahorro; “además, una póliza de inversión digital puede ser una buena opción”, explica Ma. Daniela Jaramillo, subgerenta de Mercadeo de la institución financiera.

“Se puede iniciar con una cuenta y luego invertir ese ahorro en un certificado de depósito con una tasa preferencial. Así evita retiros innecesarios”, sugiere Kyra Arcia Marcano, gerenta de Innovación y Mercadeo del Banco Bolivariano. (I)