Gabriela Peñafiel no se reunía con sus cinco amigas desde hace un año. Todas dialogaban por videollamada debido a la pandemia de COVID-19. Buscó en redes sociales y encontró la temática de los pícnics. Le gustó la propuesta y decidió hacerla en el patio de su vivienda.

El sitio fue decorado con velas y fotografías. Hubo una mesa y sobre ella los bocaditos, platos, cubiertos y tarjetas personalizadas. También había un tipi (réplica de una vivienda tradicional que utilizaban las tribus nómadas), cojines y una pizarra.

“Lo mejor es que van a cualquier lado que el cliente disponga. El arreglo fue muy bonito. Yo no tuve que moverme a otro sitio”, comenta.

Así como Gabriela, hay otros clientes que buscan también esta opción para estar al aire libre, lejos del tráfico, en un ambiente tranquilo para conversar.

Publicidad

Crear un producto más pequeño y mantener promociones impulsan a la recuperación del sector de fragancias en Ecuador

Este tipo de negocio va ganando terreno en Guayaquil para quienes prefieren pasar un momento ameno sin salir de la ciudad, celebrar un cumpleaños o un baby shower y hasta para realizar capacitaciones.

My Date es uno de los negocios en este mercado y lleva más de un año ofreciendo el servicio. La idea surgió en febrero de 2020, y por la pandemia nunca se pudo aplicar sino hasta meses después, cuenta una de las propietarias, Elizabeth Fiallos.

My Date organiza los pícnics en los parques Samanes, Lineal y Botánico. Foto: Cortesía My Date.

A pesar de ello, no dejó de publicar en redes sociales, lo que presume que la ayudó cuando comenzaron a flexibilizar las restricciones.

“Investigamos y nos dimos cuenta de que era un buen mercado. Y empezamos a armar paquetes de decoración”, indica.

La joven emprendedora organiza los pícnics en los parques Samanes, Lineal y Botánico. También los arma donde el cliente guste, por ejemplo, en la sala de una casa, terraza, entre otros lugares.

Este concepto, según Fiallos, es atractivo por la personalización. Por ejemplo, si es una pedida de mano, puede adornarse el sitio con pétalos de rosas, velas, o que la mayoría de elementos sea de una tonalidad.

Publicidad

La consultora de pequeñas y medianas empresas Paola Aulestia considera que esta tendencia irá en aumento por el cambio de consumos. Esto es, por ejemplo, buscar sitios lejos de las aglomeraciones y en un ambiente más privado; o acudir a lugares más seguros para evitar ser víctimas de la delincuencia.

“Se ha podido evidenciar que los cumpleaños, aniversarios y diferentes ocasiones especiales son un punto importante en el cual se está considerando ese tipo de negocios, para poder decir en vida qué tan importante son las personas. Con esta pandemia hemos podido ver que la vida es tan frágil, y es como sembrar esos momentos en familia”, explica.

La organización de un pícnic bordea los $ 19 por persona, $ 30 por pareja o $ 85 por grupo. En ciertos casos incluye pizzas, vinos y hasta lasañas.

Ecuador podría percibir ingresos por $ 120 millones anuales con el turismo de bodas; aún falta promoción, dicen dueños de negocios

Hay hoteles que han adaptado esta temática en sus instalaciones, como El Escalón. Este hotel tiene siete años de operaciones y un poco más de uno con los pícnics.

El administrador, Johnny Manrique, cuenta que vio esta idea en España y decidió traerla primero para círculos cercanos. Luego, al tener mayor aceptación, decidió extenderla. El impacto ha sido tanto que representa el 60% del total de los ingresos, cuenta él.

En 2020 registraron una pérdida de $ 20.000, pero con esta temática lograron pagar sueldos y seguir operativos.

Con esta temática, hotel El Escalón logró pagar sueldos y seguir operativos. Foto: Cortesía hotel El Escalón.

Todos los clientes que recibe Manrique son nacionales. Cada día realizan este tipo de eventos en el patio del hotel, y los fines de semana son más demandados. Ya poseen reservaciones para noviembre. Manrique cree que finalizarán bien el 2021.

“Estamos cerrando detalles en propuestas. Diciembre es importante para nosotros, porque los primeros seis meses fueron bastante flojos y esta va a ser la sábana que nos pueda arropar de acá al 2022″, menciona.

Y existen otros negocios que surgieron hace poco y han logrado gran aceptación en redes sociales, como Picnic & Dates. Llevan menos de tres meses y el proyecto nació de la tesis de Evelyn Montalvo, actual propietaria.

Ella analizó las locaciones, el mercado, la inversión que se requería y, ante la falta de empleo en el sector turístico, golpeado por la pandemia, optó por aplicarlo.

Arma los pícnics en los parques Samanes y Lago, también en las casas de los clientes. Incluye copas de vino, jarra de jugo, pizarras, arreglo de flores, entre otros elementos.

De momento la demanda es buena, dice Montalvo. Tiene altas expectativas; ya hasta está pensando en los paquetes promocionales para diciembre. (I)