Seis establecimientos escolares reanudaron las clases presenciales en la zona urbana y rural del cantón San Lorenzo, en la frontera norte de la provincia de Esmeraldas.

El retorno progresivo y voluntario a las aulas se aplica desde mediados de este mes en las escuelas de la zona rural Mi Patria, de Mataje; Pedro Moncayo, en Tambillo; la unidad educativa Ancón de Sardinas, de Palma Real. Mientras, en el área urbana las unidades educativas San Lorenzo, José Plácido Caamaño y Atahualpa Perdomo Franco fueron autorizadas por la Zona 1 del Ministerio de Educación.

Juan Arroyo, director distrital de Educación de San Lorenzo, recorrió con los docentes y algunos padres de familia los establecimientos para verificar el cumplimiento del distanciamiento entre alumnos y normas de bioseguridad.

Estimó que unos 400 estudiantes reciben clases en las aulas, luego de más de un año por la pandemia del COVID-19.

En Atacames, el establecimiento Edila Serrano Rosales, del recinto Taseche, y República del Salvador, en Muisne, también se aplica el regreso a las aulas con los debidos cuidados sanitarios.

Mientras tanto, en la unidad educativa del milenio de la parroquia San José de Chamanga, del cantón Muisne, se realiza el registro de matrículas escolares desde la semana pasada.

Su rector, Gabriel Ortiz, explicó que varias aulas son utilizadas por el Ministerio de Salud Pública (MSP) a fin de continuar el proceso de inmunización contra el COVID-19 de los grupos prioritarios. Jahaira Garcés, madre de familia de dos niños, dijo que los inscribió a sus hijos, pero por ahora no los enviará a clases presenciales.

El rector Ortiz indicó que en esta unidad educativa las clases continúan de manera virtual. (I)