Cerca de 400 nuevos pacientes con cáncer son atendidos cada año en el hospital pediátrico Baca Ortiz, ubicado en el centro norte de Quito. Este martes se habilitó allí un área de oncohematología que contará con 20 camas para atender a niños con diferentes enfermedades, como leucemia, linfoma y otras más.

Aparte de las camas, esta zona contará con una estación de enfermería, una habitación para la residencia médica, oficina de médicos y bodega de insumos.

Según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP), desde enero hasta agosto de este año, el Baca Ortiz ha atendido a 3.012 pacientes de entre 0 y 19 años en consulta externa, y ha hecho 209 atenciones en hospitalización.

Publicidad

El ministro de Salud Pública, José Ruales, puntualizó que en el Ecuador se han reportado 67.000 egresos por enfermedades oncológicas en personas de todas las edades. De esta cifra, más de 6.000 son pacientes pediátricos.

“En el 2021, 1.455 pacientes pediátricos oncológicos fueron derivados a otros establecimientos, como Solca, y doce a nivel internacional, porque no teníamos tratamiento en el país. Mientras que, en este año, 939 son atendidos en otros establecimientos y se hicieron cinco derivaciones internacionales”, agregó.

El Baca Ortiz (Quito) y el hospital del niño Francisco Icaza Bustamante (Guayaquil) son los dos hospitales con los que el MSP cuenta para la atención de los infantes.

Publicidad

Ruales aprovechó la presentación del área para garantizar que los niños contarán con la cobertura de vacunación del esquema regular hasta finales de 2023. Además, destacó que se agregará la vacuna contra la rabia, necesaria y no tomada en cuenta por buen tiempo, según expresó.

El vicepresidente de la República, Alfredo Borrero, también estuvo presente en el acto simbólico que dio inicio a la atención de los pacientes. (I)