Autoridades de Quevedo están a la espera de la respuesta del presidente Guillermo Lasso y de representantes del Ministerio de Gobierno sobre el pedido de estado de excepción en esa jurisdicción ante los hechos delictivos y muertes violentas registrados en los últimos días.

El pasado 7 de octubre en la sesión solemne por los 78 años de cantonización de Quevedo, el alcalde de esa ciudad, John Salcedo, en su intervención hizo público de manera verbal el petitorio dirigido hacia el presidente de la República, argumentando que los índices de inseguridad y las muertes violentas en la localidad mantienen atemorizada a la población quevedeña.

En el mismo acto, Salcedo firmó la solicitud en que se detalla en unos de sus primeros párrafos: “La situación de inseguridad por la que viene atravesando el cantón Quevedo nos obliga a recurrir ante usted, para transmitirle el clamor ciudadano para que se adopten urgentes medidas de control delincuencial que nos permita recobrar la seguridad y tranquilidad de la que tenemos derecho a disfrutar (…) por ello nos vemos en la imperiosa necesidad de solicitar la declaratoria de estado de excepción en todo el cantón Quevedo”.

En su visita a Quevedo, el pasado martes 12 de octubre, el presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, Juan Zapata, manifestó a la prensa local que el estado de excepción solicitado por el alcalde de Quevedo todavía no ha sido revisado.

Publicidad

El funcionario detalló que tampoco tiene conocimiento si el documento emitido por el GAD de Quevedo ha sido revisado por el presidente de la República, Guillermo Lasso, que es a quien se hace el petitorio. “Nosotros como COE no hemos analizado el documento remitido por esta Alcaldía, la petición y su visión de seguridad de todos los alcaldes del país es respetada, pero es el Consejo de Seguridad Pública y del Estado (Consepe) y el presidente de la República quienes toman la decisión”, explicó Zapata.

También refirió que a nivel personal ve complicado que se autorice la medida solicitada, porque a raíz de la pandemia se ejecutaron algunos estados de excepción a escala nacional, y ahora con el decretado en las cárceles del país es más difícil todavía. Además, especificó que habrá que revisar qué dice la Constitución para evitar las sanciones a futuro. “El Estado de excepción conlleva la limitación de derechos de reuniones, de movilidad y tránsito, también se establecen los horarios en los toques de queda, por lo tanto, las limitaciones de derechos ciudadanos son complejos. No solamente es el pedido y la realización del decreto, sino también la parte de la constitucionalidad”, mencionó Zapata.

Asambleístas reactivan posiciones frente al proyecto de Creación de Oportunidades que el CAL no calificó

El presidente del COE nacional además señaló que un estado de excepción ayuda bastante a bajar los índices delincuenciales en las provincias, por el lado del tema de restricciones, pero que se debe considerar que estas mismas limitaciones afectarán a la parte económica de la ciudad, ya que la dinamización será tocada.

Petitorios reiterados

Esta misma solicitud de declaratoria de estado de excepción se ha hecho por reiteradas ocasiones a la gobernadora de Los Ríos, Génesis Blum, por parte de integrantes de organizaciones sociales de la ciudad, y como respuesta la funcionaria ha manifestado que solo el presidente de la República es quien toma esa decisión.

En cuestión comercial, la ciudadana Alisson Zambrano manifestó que un estado de excepción en estos momentos no le conviene a la ciudad. “Habrá más desempleo, deben los asambleístas reformar leyes para que los delincuentes no salgan en cuestión de horas de las cárceles, el problema hay que solucionarlo de otra forma”, expresó la mujer.

Mientras, Denisse Belezaca exhortó a las autoridades a que tomen en cuenta el pedido local. “Por favor, señor presidente de la República, atienda el pedido del alcalde, ya no hay cómo salir con nuestros hijos a la calle por miedo de que nos asalten o nos quiten la vida al oponer resistencia”, expresó. (I)