Santo Domingo

Publicidad

Luego del amotinamiento suscitado la tarde de este lunes 18 en la cárcel de Santo Domingo, el ministro del Interior, Patricio Carrillo, explicó que un grupo que estaba en formación pretendía sublevarse de una banda.

En este nuevo episodio de violencia, el ministro sostuvo que hasta el momento se contabilizan trece asesinados y dos heridos.

Publicidad

El funcionario dijo que una facción del grupo R7, que es un apéndice de los Chone Killers, había sido alertada de la supuesta formación de otro grupo liderado por alias Goyo, quien es una de las víctimas del reciente amotinamiento, “e intentaban sublevarse”.

Todos los hechos sucedieron en un pabellón de mínima seguridad, donde se supone se encontraban privados de libertad de menor agresividad, agregó.

El ministro explicó que según los indicios levantados en los patios del reclusorio, se puede establecer que el perfil psicológico de las personas que actuaron en este amotinamiento se asemeja al ocurrido el 9 de mayo pasado. En ese entonces, la cárcel tuvo la peor masacre con más de 40 víctimas mortales, más de 10 heridos y unos 200 reos fugados.

El ministro dijo que las investigaciones de la primera masacre “poco” han logrado parar de manera disuasiva la repetición de nuevos hechos violentos, como el de este lunes 18.

A su vez, dijo que el ente encargado del sistema carcelario (SNAI) ha identificado varias vulnerabilidades. “Insisto, son problemas infraestructurales, entre esos la infraestructura del centro, que presenta algunos riesgos que se está tratando de corregir con las inversiones necesarias en las partidas presupuestarias que se van incorporando...”, explicó.

Ocho hechos violentos en cárceles de Ecuador en menos de dos años casi suman 400 muertos

Sobre las vulnerabilidades del centro, el ministro adujo varias acciones que se deberían tomar por parte de las autoridades competentes, entre esas, que los predios colindantes se consideren como una zona especial, limitar la cantidad de visitas y modificaciones en los mecanismos de protocolos.

“Lo que sucedió hoy demuestra que las medidas que en el centro se han adoptado no son las que nos gustaría que sean... de parte del Gobierno nacional lamentamos muchísimo lo que está sucediendo, lamentamos que el perfil psicológico de las personas esté cada vez mucho más afectado en los reclusorios para que cometan estos actos de irracionalidad”, dijo Carrillo al reconocer que aún existen vulnerabilidades en el reclusorio.

A su vez, agregó que el Gobierno ha implementado varias acciones para el sistema carcelario como una política penitenciaria que permita el tratamiento médico y psicológico de los reos que pueda conducir a cambios de conducta, la apertura de un proceso de reclutamiento de nuevos agentes penitenciarios y la formación de personas capacitadas en ciencias forenses.

Publicidad

A su vez, el funcionario dijo desconocer sobre alguna actividad deportiva que estaba programada para esta mañana dentro del reclusorio y comentó que aún no tienen los nombres exactos de los reos asesinados. Únicamente se conoce que uno de ellos fue identificado como alias Goyo, quien figuraba como líder de una agrupación delictiva en formación.

Varios reos que serían considerados cabecillas de grupos delictivos serán trasladados a un centro de mayor seguridad, específicamente a la cárcel La Roca, situada en Guayaquil, mencionó Carrillo.

Por ahora, unidades investigativas policiales y Fiscalía continúan las diligencias en el centro carcelario para verificar la presencia de otras posibles víctimas.

Mientras, familiares de los internos permanecen en los exteriores del centro penitenciario a la espera de información de los fallecidos. Personal élite policial, del SNAI y Ejército resguardan la zona interna y externa de la cárcel. (I)