Que en Ecuador cada 28 horas una mujer sea asesinada por violencia femicida, de acuerdo a un estudio de la Asociación Latinoamérica para el Desarrollo Alternativo (Aldea), es el principal motivo por el que 73 organizaciones feministas y transfeministas convocan a movilizaciones en 18 provincias y en dos ciudades del extranjero.

Las marchas se realizarán el sábado 1 de octubre, en diferentes horarios. Las manifestaciones tendrán lugar en: Tulcán (Carchi); Ibarra y Otavalo (Imbabura); Quito y Machachi (Pichincha); Francisco de Orellana (Orellana); Lago Agrio (Sucumbíos); Tena (Napo); Ambato (Tungurahua); Guaranda (Bolívar); Riobamba (Chimborazo); Cuenca (Azuay); Loja (Loja); Valencia (Los Ríos); Santo Domingo (Santo Domingo de los Tsáchilas); Esmeraldas (Esmeraldas); Portoviejo (Manabí); Machala (El Oro); Guayaquil (Guayas); y en las islas Isabela, Santa Cruz y San Cristóbal (Galápagos).

En el exterior está previsto que tenga lugar en el Consulado de Ecuador en Barcelona (España) y en la Embajada ecuatoriana en Argentina.

Publicidad

“La Policía no nos cuida”, fue el grito de decenas de mujeres que marcharon hasta la Comandancia de la Policía por la muerte de María Belén Bernal

En la capital, el punto de encuentro será el parque El Arbolito, en el centro norte de la ciudad, a las 11:00. En el caso de Guayaquil la concentración será en el Estado Modelo, a las 11:00. En Cuenca será a las 17:00, en el puente Vivas nos Queremos.

En un comunicado, las organizaciones que promueven las movilizaciones señalan que buscan concretar acciones frente a violencia de género estructural, a las desapariciones y por el crimen de María Belén Bernal, que involucra a un teniente de la Policía.

Rocío Rosero, presidenta de la Coalición Nacional de Mujeres del Ecuador, explica que entre las demandas al Estado está la creación de una mesa técnica para tratar las propuestas: incrementar los presupuestos para políticas de igualdad, así como para la prevención y erradicación de la violencia de género en todas la instituciones competentes; justicia eficaz para las víctimas de violencia; traspasar la competencia de los establecimientos académicos que pertenecen a la Policía Nacional, donde se forman menores de 18 años; reformar el currículum de formación profesional de la Policía y el Ejército, basado en la protección de derechos humanos y con enfoque de género.

“Los funcionarios de las instituciones del Estado que tienen denuncias de violencia deben separarlos de sus cargos, empezando por las altas autoridades. No podemos seguir mirando al costado como si nada pasara”, reclamó Rosero e indicó que hasta el momento no han recibido invitación del Gobierno para sumarse a los espacios de discusión para el fortalecimiento de la política pública de erradicación de la violencia de género.

Publicidad

Según el estudio de ALDEA, entre el 1 de enero y hasta el 3 de septiembre de este año se reportaron 206 casos de femicidios en Ecuador, que incluyen 6 transfemicidios y 115 femicidios por delincuencia organizada. (I)