SANTA ANA, Manabí

Durante el mes de noviembre, la planta de tratamiento de agua potable de Guarumo, ubicada en el cantón Santa Ana, ha sufrido cinco paralizaciones de actividades por varios inconvenientes, como el deterioro y daños momentáneos en filtros, bombas de impulsión y hasta en el área eléctrica.

Aquello ha provocado la suspensión abrupta del procesamiento y distribución de agua potable para poblaciones de tres cantones manabitas, en una planta que cuando fue construida tenía la proyección de ofrecer más de 40.000 metros cúbicos de agua potable cada día.

Esta planta fue construida por el extinto Centro de Rehabilitación de Manabí (CRM), entre los años 1969 y 1970, y tras la disolución del CRM en el 2009, en el gobierno del expresidente Rafael Correa, se dispuso en el 2011 que su administración fuera entregada al Municipio de Santa Ana.

Publicidad

Actualmente, la planta provee un promedio diario de unos 24.000 metros cúbicos de agua potable para gran parte de la población de Santa Ana, localidades del cantón 24 de Mayo y varios sectores de Portoviejo, principalmente la parroquia urbana Colón y algunas de sus comunidades ubicadas en la margen izquierda del río que lleva el nombre de la capital de Manabí.

Pero antes de la entrega de la administración, la empresa venía padeciendo algunos inconvenientes por falta de mantenimiento, según reconoció Óscar Anchundia, analista del Departamento de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Santa Ana.

Estos problemas lamentablemente han sido heredados por décadas, por la falta de mantenimiento preventivo y correctivo como tal de la planta. Lamentablemente ahora afrontamos todas estas consecuencias, y estamos ahora interviniendo urgentemente en los filtros con mantenimiento correctivo”, señaló Anchundia.

Tras el fuerte sismo suscitado la madrugada del domingo pasado en gran parte del país, y que tuvo como epicentro Perú, también se generó un nuevo desacople en la planta de tratamiento. Incluso por este inconveniente desde el pasado domingo habitantes de tres cantones que se benefician de agua potable no han tenido el abastecimiento del líquido, generando incertidumbre en la población.

Ante estos inconvenientes, la Empresa Pública Municipal de Agua Potable de Portoviejo (Portoaguas) asignó personal que, junto con equipo técnico del Municipio de Santa Ana, trabajaron para retomar el proceso de producción de agua potable para así abastecer de líquido a miles de habitantes de tres cantones. Desde hoy se reanudó paulatinamente la distribución del agua.

Jean Carlos Giler, gerente general de Portoaguas, indicó que es necesario realizar algunos ajustes en áreas, como sistema de retrolavado, filtros, decantadores, en una planta que tiene como promedio producir 1.200 metros cúbicos por hora.

Publicidad

Pudimos identificar que una de las placas de la base del filtro se había desacoplado producto del temblor del pasado domingo. Nosotros este martes hemos dado apoyo en limpieza de decantadores, aprovechando que la planta está trabajando en otros procesos, como el de filtrado”, señaló Giler.

Bloquean vía de acceso al cantón 24 de Mayo por falta de agua potable

Operar la planta de Guarumo significa una inversión anual de $ 1 millón, pero las recaudaciones por año no superan los $ 500.000 por concepto del consumo de 3.748 usuarios con los que cuenta Santa Ana y el promedio que debería pagar Portoaguas por la dotación de agua para una parte de los habitantes de Portoviejo.

No obstante, Orlando García, alcalde de Santa Ana, indicó que la municipalidad de Portoviejo adeuda a este cabildo unos $ 2,4 millones por varios meses de consumo de agua potable. La semana anterior se llegó a un acuerdo para hacer desembolsos e ir pagando una deuda que Giler no desconoce y que se ha comprometido a ayudar a cancelar.

García indicó que de momento se debe pensar en futuro y no solo en medidas momentáneas, porque hay el riesgo de que la planta de Guarumo colapse, y el daño sería por mayor tiempo y generaría más afectaciones a la población.

“Conocemos que el inconveniente es grave, y ya nosotros pensamos en una reparación integral de la planta, cuyo monto se aproxima a los $ 20 millones”, declaró García, quien agregó que no descarta declarar en emergencia a Santa Ana por la actual situación que padece, por lo que considera que la planta ya cumplió su vida útil.

En octubre pasado, la planta fue visitada por el vicepresidente de la República, Alfredo Borrero, quien manifestó que hay la intención del Gobierno de ayudar en proyectos ligados con el agua potable, pues argumentó que las poblaciones no pueden desarrollarse sin contar con el líquido elemental.

García dijo confiar en que el Gobierno dará el apoyo necesario a Santa Ana. Sin embargo, acotó que el tiempo es el peor enemigo para la planta de procesamiento de agua potable, que tiene daños en bombas de impulsión, imperfecciones en filtros y tuberías de transportación que ya cumplieron su vida útil. (I)