El automóvil es uno de los espacios en el que muchos pasamos gran cantidad de tiempo. La posibilidad de moverse más rápido viene ligada al tráfico y largas horas la interior del vehículo. Su uso se ha convertido en algo imprescindible ya sea por motivos laborales, productivos o sociales.

Es por esto, que es necesario aprovechar al máximo su potencial. Sin embargo, pocos conocen cómo hacerlo.

Entre algunos de los factores que se consideran importantes para mejorar las condiciones del vehículo están el cuidado de su motor y otras partes fundamentales como el embrague, el chequeo regular de los neumáticos, el conocimiento de nociones básicas de revisión y la relevancia de ajustarse a los planes de mantenimiento.

José Jaramillo, director de Negocios de Impoventura, representante de Volkswagen, brinda a continuación algunas recomendaciones para mejorar el rendimiento de un vehículo:

Publicidad

1. Realiza mantenimientos preventivos:

Los propietarios deben llevar su auto regularmente al taller autorizado para cumplir con el plan de mantenimientos y de acuerdo a la recomendación de la marca. Es imprescindible hacer revisiones mínimo cada 10 mil kilómetros para un adecuado control.

2. Aprende a realizar chequeos básicos:

Además de realizar el mantenimiento preventivo, es importante que el propietario conozca su vehículo. Para esto deberá revisar siempre el estado de líquidos como son el nivel de aceite, nivel de líquido de freno, líquido refrigerante y líquido limpiaparabrisas.

3, Cambia los repuestos de desgaste:

Existen elementos que son fundamentales y que pueden necesitar cambio en un vehículo para mejorar su rendimiento y que dependen de cada fabricante.

Publicidad

● Banda de distribución y servicios.

● Discos y pastillas de freno.

● Amortiguadores.

● Embrague.

4. Cuida el motor:

Para su cuidado, se debe realizar un cambio regular del aceite (entre 3 mil y 5 mil kilómetros), el filtro del aceite, bandas de distribución, limpieza regular de inyectores normalmente cada 20 mil kilómetros y cambios de bujías de ser necesario.

5. No descuides la alineación del vehículo:

Ya sea durante el mantenimiento preventivo o de manera directa, es necesario realizar la alineación, balanceo y rotación de neumáticos de manera regular, cada 10 mil kilómetros o si se realizó el cambio de neumáticos o se revisó la suspensión. (I)